La edificación de Aquilera de aspecto colonial que ofrece sus balcones de colgadizos a la Plaza Dolores se restaura en todos sus niveles para asumir las funciones de Centro Nacional de Interpretación de la Música en formato vinilo.

Será esta la Casona del Son del proyecto Soneros que asume con toda la voluntad la Oficina del Conservador de la Ciudad.