Los valores históricos que se expondrán en el Museo del Primer Frente José Martí son de lo más alto en el devenir nacional, valoró hoy Omar López, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC).

El Premio Nacional de Conservación aludió al edificio que acogiera hasta hace poco tiempo al Ayuntamiento Municipal, en cuyos balcones Fidel Castro anunció ante miles de santiagueros reunidos al frente, en el Parque Céspedes, el 1 de enero de 1959, el triunfo de la insurrección contra el ejército de Fulgencio Batista.

Indicó López que desde esta provincia se completará así la mirada a buena parte de la historia de la Revolución cubana, que se recoge también en los mausoleos del Segundo Frente Oriental Frank País, en el municipio homónimo, y en el del Tercer Frente Oriental Mario Muñoz, desde esa localidad de la Sierra Maestra.

Al explicar el avance de las faenas que convierten el vetusto edificio en la institución que rememorará las acciones del principal mando guerrillero, desde el cual el jefe del Ejército Rebelde dirigiera nacionalmente las estrategias frente al enemigo, López resaltó que continúan los trabajos museográficos y museológicos.

Enfatizó el arquitecto en que será un museo muy moderno, dotado con tecnologías de punta, y con un carácter eminentemente interactivo y participativo, con una definida línea de tiempo en la cual se enlazan con la actualidad mundial de entonces los acontecimientos que tenían lugar en los campos de batallas.

El director de la OCC se refirió a la participación de reconocidos y muy calificados expertos en esos preparativos, que involucran a especialistas y recursos de numerosos organismos del país y llegan hasta la obra civil y la labor minuciosa en las puertas, ventanas, balcones y balaústres del inmueble.

Igualmente, remarcó los cambios en ese entorno urbano, de alta significación histórica y patrimonial, donde se ubican la Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral, primera en Cuba; una de las viviendas más antiguas de América Latina, perteneciente al Adelantado Diego Velázquez, y el centenario hotel Casagranda.

La modalidad peatonal que tendrá esa área se corresponde con la tendencia mundial de convertir a las ciudades históricas en ciudades amables y se inserta también en la aspiración de que la Unesco la declare Patrimonio de la Humanidad.

La edificación, de dos plantas, frente a la antigua Plaza Mayor, atesora una historia que se remonta a la época colonial y experimentó transformaciones diversas hasta su imagen actual, desde la inauguración el 18 de octubre de 1954.

Un hito en el devenir de la urbe fue el reconocimiento con el título honorífico de Ciudad Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo, cuyas réplicas habitan la fachada del Ayuntamiento desde que fueran entregadas en ese lugar el 1 de enero de 1984.

Tomado de Prensa Latina

Anuncio publicitario