Con la hospitalidad que la caracteriza, esta ciudad espera la visita, este jueves 14, de sus Majestades de España, el rey Felipe VI y la reina Letizia, quienes conocerán aquí sitios de interés.

La fortaleza de San Pedro de la Roca del Morro, a la entrada de la bahía, y el parque histórico de San Juan, al este de la urbe, son ámbitos de impronta significativa en el devenir común al relacionarse con la batalla naval que puso fin, en julio de 1898, a la guerra hispano-cubana-norteamericana.

El primero de esos enclaves, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, es visitado diariamente por cientos de turistas y objeto de un riguroso plan de manejo por la Oficina del Conservador de la Ciudad, en pos de preservar el valioso legado arquitectónico que atesora.

El llamado Balcón de la Reina es uno de los puntos de atracción y desde su ubicación, con el azul del mar Caribe y las montañas de fondo, las fotografías y vídeos fijan en la memoria de los visitantes un rincón tan especial.

En la colina de San Juan se rememoran detalles de la contienda entre los mambises, combatientes por la independencia de la Isla, y soldados españoles y estadounidenses, en el colofón de casi 30 años de luchas de los primeros en pos de la liberación del dominio colonial hispánico.

Como parte del empeño para conservar estas huellas funciona el Parque Arqueológico Subacuático, Monumento Nacional, con los pecios de la flota del almirante español Pascual Cervera, que en situación de desventaja enfrentó a los barcos del ejército norteamericano en los predios marítimos de la villa.

Tomado de Prensa Latina