Santiago de Cuba es reconocida por un tener rico patrimonio histórico y por contar con un gran acervo cultural intangible que vive dentro de sus pobladores y del cual todos se enorgullecen. Tal es el caso de la Tumba Francesa “La Caridad de Oriente”, grupo de fuerte tradición folclórica, tesoro exclusivo de esta ciudad.

La Tumba Francesa, cuya traducción literal es “tambor francés”, es un conjunto de expresiones músico danzarias. Tiene sus raíces en la migración de colonos franceses procedentes de Haití y sus esclavos de origen africano, llegados al oriente de Cuba a finales del siglo XVIII, a causa de la Revolución Haitiana donde además de cultivar café, cultivaron también, su cultura.

Fue practicada por los esclavos, que imitaban las danzas de salón de la corte parisina que bailaban sus amos o señores. Reprodujeron sus vestuarios y se acompañaban de sus propios instrumentos musicales. Desde entonces y hasta el presente, esa práctica se consolidó y ha conservado sus rasgos originales trasmitidos de generación en generación.

En ella, se conserva la mezcla de la influencia francesa, que puede apreciarse en el diseño de sus vestimentas y danzas, con la influencia de origen africano. Esta se ve reflejada en los instrumentos sonoros, cantos toques que realizan. Con el tiempo fueron adoptando rasgos característicos del medio sociocultural donde se desenvolvían, hasta convertirse en una danza netamente cubana.

Solo en tres provincias del oriente de nuestro país quedan comunidades con grupos portadores de esta tradición músico danzaría. En Santiago de Cuba, la Sociedad de Tumba Francesa La Caridad de Oriente; en Guantánamo, la Tumba Francesa Pompadour Santa Catalina de Ricci y en Holguín, la Tumba Francesa de Bejuco. Cada una ha creado su propia identidad.

El número de personas ejecutantes en cada una de ellas oscila entre 20 y 30, con edades entre los 20 y los 70 años. Se nutren de sus descendientes y de niños y adolescentes de la comunidad incorporados a sus prácticas con deseos para bailar y corazón para sentir el ritmo. Originalmente, solo los hombres tocaban los tambores, pero actualmente tanto ellos, como las mujeres pueden tocarlos, al igual que bailar y cantar.

Sobre la Tumba Francesa “La Caridad de Oriente”

La Tumba Francesa “La Caridad de Oriente”, es la más antigua de todas y se reconoce que fue fundada el 24 de febrero de 1862, en las zonas cafetaleras de Santiago de Cuba, específicamente en El Caney. El próximo año, arriba a sus 160 aniversario y mantiene un arraigo familiar de ocho generaciones, quienes mantienen y fomentan el respeto a las que los antecedieron, el sentido de pertenencia y la continuidad de la tradición.

Deben su nombre a la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba y mantienen un altar de la misma, donde la veneran a través de una imagen muy antigua, en su sede permanente, donde realizan su espectáculo tanto para visitantes nacionales como extranjeros.

Altar de la Patrona de Cuba

Entre los bailes que ejecutan están: el “Masón”, danza en parejas que imita al baile de salón de los amos franceses. El “Composé” (hombre que canta y compone) empieza con una alabanza y un coro femenino lo secunda con el estribillo. “El Baile de la Cinta”, donde los bailarines trenzan y deshacen cintas de colores en torno a un tronco común, es uno de los más atractivos y gustados por todos, por la habilidad y la destreza que demuestran sus ejecutantes.

El composé
Baile de la cinta

Los instrumentos que emplean son tres grandes tambores denominados premier o cortador, bulá y second. Además el catá, una madera de tronco ahuecado que se toca con 2 palitos; la tambora se cuelga al cuello y las chachas, que son maracas metálicas utilizadas para aumentar la sonoridad y agregan un quinto para que la percusión sea más aguda.

Los Tambores Cortador, Bula Second y Cata 
Las Chachas, maracas metálicas

Por los valores tradicionales que defiende y cultiva, por el rescate y conservación de los bailes y cánticos que mezclan sonidos del África Occidental con la danza tradicional francesa en su mayor pureza, que enriquecen la cultura nacional, es considerada un patrimonio vivo de la Nación Cubana. La Tumba Francesa fue declarada por la UNESCO, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial, el 7 de noviembre de 2003 en París, Francia.

Cantante
Baile de pareja
Baile El Mason
Conjunto Danzario

Escrito por Raúl Abre y publicado en Arte por Excelencias

NOTA: este artículo es una reproducción fiel al original. No nos hacemos responsables de las inexactitudes que pudieran existir.

Anuncio publicitario