Si de algo puede presumir la paladar Terrazas La Caridad, en Santiago de Cuba, es tener un ritual que reverencia uno de las bebidas más sabrosas y universales: el café. Pero aquí dicha ceremonia tiene un atractivo adicional, y es que incorpora aquellas viejas tradiciones que viven en la zona montañosa de la región oriental del país.

Ritual del Café. Paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez
Ritual del Café. Paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

De esa savia bebió Carlos Manuel Court Columbié, dueño de Terrazas La Caridad, y extrajo aquellas singularidades que podían convertir, el nunca simple hecho de beber café, en casi un arte y a la vez un atractivo producto turístico.

Carlos Manuel Court Columbié junto a los trabajadores de la paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

Es así que “Pasión por el Café”, desde el verano pasado, se ha convertido en una de las ofertas más atractivas de este restaurante, un ritual que atrae a clientes nacionales y foráneos, y promete recrear de cerca una cultura que tiene en la región oriental de Cuba antiguas haciendas vinculadas a ese cultivo y que son consideradas Patrimonio de la Humanidad.

Pasión por el Café, en la paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

Entre objetos vinculados al cultivo, procesamiento y degustación del café (empina´o, pilón, anafre, morrales, cestas, quinqués…) se desarrolla la hermosa ceremonia donde se reverencia a la bebida y a la cultura, y cuyo final es el sabroso cerezo procesado y presentado en diferentes formas, algunas muy tradicionales y otras más universales.

Parte del menú de la paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

Aquí el cliente tiene la oportunidad de degustar el helado de café, café a la vié, café solera, café chocolate, café rocío de gallo, el famoso café Mama Inés, el tradicional, el café exprés, café capuchino… y el pollo y cerdo aderezado con café y pescado marinado con él, “desde siempre ofertaba esta bebida, pero ahora, como valor añadido, le ofrezco al cliente el ritual, y me sorprendo como en el mundo entero se tiene gran conocimiento de las características del grano que se obtiene en Cuba, es increíble lo que las personas conocen de si historia y arraigo”, señala.

Uno de los espacios de la paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

“Terrazas La Caridad es un lugar para la familia, para enamorar, para pasarla bien… por eso el ambiente agradable que reina aquí, con una vegetación exuberante, muy cuidada, un decorado que evoca las antiguas ruinas cafetaleras, todo para que el cliente se sienta bien y disfrute de los atractivos, de las diferentes «terrazas», entre ellas el espacio destinado a quienes gustan el café”, aseguro Carlos Manuel.

Paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

Además del café, y varios platos vinculados a este producto, en Terrazas La Caridad se vende la típica comida criolla, elaboradas para que los clientes se lleven la experiencia de probar la culinaria cubana.

Paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

“Desde ya estamos presentando a las diferentes agencias de turismo de la ciudad el producto «Fiesta Guajira», en una de nuestras terrazas, donde hacemos los platos más famosos de la culinaria cubana: el congrí, el cerdo asado, buñuelos de malanga…, delante de los clientes para que ellos mismos puedan ver como se prepara y se cocina, eso mismo hacemos en la parrilla, donde en este caso los mismos clientes pueden cocinar lo que comerán, y por último tenemos el bar «Cuba libre», donde se ofertan cocteles famosos como el mojito, la piña colada, el saoco, entre otros”, señala Carlos y acota que “si tuviera que decir cuál es mi secreto para haber permanecido tantos años en este negocio, sería la calidad del servicio, es lo que distingue a la paladar «Terrazas La Caridad»”.

Ritual del Café. Paladar Terrazas La Caridad. Foto J. Loo Vázquez

Un producto auténticamente nacional es la premisa de este sitio, un objetivo apoyado, además, por la decoración que cuida hasta el más mínimo detalle, para crear una suerte de recorrido por la cubanía.