Los santiagueros celebran los 500 años del otorgamiento del título de ciudad y de la condición de catedral, primera en Cuba, de su iglesia local, con la reverencia a sus sitios fundacionales.

Con la participación de invitados, en particular los representantes de la red de urbes patrimoniales del país, un recorrido por sitios emblemáticos del centro histórico inició el programa conmemorativo, que incluirá un espectáculo artístico esta noche en el teatro Heredia.

Una de las agrupaciones que tomará parte en esa propuesta cultural será la Tumba Francesa La Caridad de Oriente, Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, uno de los orgullos de la ciudad.

Junto al Castillo de San Pedro de la Roca del Morro y el paisaje arqueológico de los cafetales franceses, igualmente con ese reconocimiento mundial otorgado por la Unesco, son aquí baluartes del devenir y la identidad.

Homenajes a fundadores y a personalidades destacadas en los 25 años de trabajo de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) transcurrirán en este jubileo que festeja esa fecha fundacional y actual, en la séptima villa fundada por los españoles en la Isla y segunda urbe cubana.

En ese anillo urbano marcado como epicentro por la antigua Plaza de Armas, actual parque Carlos Manuel de Céspedes, fueron visitados la Casa Natal del Primer Poeta Nacional, José María Heredia; la biblioteca provincial Elvira Cape y el antiguo Colegio Lasalle, sede de la OCC.

Particularmente significativa fue la parada en el Balcón de Velázquez, apellido del Adelantado de las huestes ibéricas, que fue el primer recinto recuperado por la Oficina, además del Centro Cultural Francisco Prat, instalado en la primera institución de la educación superior en Cuba.

Otro objetivo distinguido fue la Casa Dranguet, Centro de Divulgación e Interpretación del Patrimonio Cultural Cafetalero, la más reciente institución de la OCC con el notable encargo del conocimiento y la difusión de ese legado.

La declaración a finales del 2021 de Santiago de Cuba como ciudad creativa en la música por la Unesco es una de las motivaciones principales que también acompaña estas celebraciones.

Escrito por Martha Cabrales