Con la satisfacción de entregar más de dos mil 600 latas de café en la pasada cosecha, Luis Manuel Mariño recibió el reconocimiento como mejor productor integral del grano en el municipio de Tercer Frente de Santiago de Cuba.

Desde sus inicios en las labores de caficultor, en 1997, se propuso lograr un ascenso paulatino en la producción del principal renglón económico de la localidad montañosa, y hoy cuenta con siete hectáreas, de las cuales cinco ya dan frutos y dos se alistan para incrementar los rendimientos en poco tiempo.

Comentó que para garantizar mayor aprovechamiento de las áreas y los recursos disponibles también se dedica, junto a su hermano, al cultivo de frutales, cítricos y a la crianza de puercos, ovejos, chivos y aves de corral, destinadas al autoconsumo familiar.

Mariño considera al trabajo fuente de riqueza para todos los hombres, de ahí su constancia, porque nadie puede rendirse a la primera, solo el esfuerzo permitirá el cumplimiento de las metas, señaló.

Consagrado al cuidado de los cafetales: su limpieza, poda, deshije, regulación de la sombra y fertilización sistemática con materia orgánica, quienes lo conocen aseguran su entrega al cultivo del grano, apoyado por su familia, en especial sus tres hijos.

A sus 62 años piensa trabajar hasta que la vida se lo permita, aprovechar las nuevas experiencias de siembra y obtener mejores resultados con la aplicación de la ciencia y la técnica, propósitos para la venidera cosecha cafetalera.

Nacido con la Revolución, Mariño expresó que a ella debe sus tierras, por eso su principal encargo es cumplir con el estimado de recogida y producir para la población, la mejor manera, a su juicio, de contribuir a la obra iniciada en enero de 1959.

Manolín, como le conocen en ese enclave de la Sierra Maestra, pertenece a la Cooperativa de Créditos y Servicios Jesús Menéndez y aporta al esfuerzo nacional por rescatar el importante rubro económico.

El programa de desarrollo cafetalero prevé alcanzar las 30 mil toneladas para 2030 y ello requiere de la reanimación de las plantaciones, y la disciplina, conocimiento y compromiso de todos los involucrados en el proceso agroindustrial.

Tomado de la Agencia Cubana de Noticias

Anuncio publicitario