Cuba se insertará en las concepciones más modernas de los servicios necrológicos en el mundo cuando quede inaugurado en esta oriental ciudad el cenizario Los Sauces, primero de su tipo que se construye en el país.

Adjunto al cementerio patrimonial Santa Ifigenia y ubicado en la avenida Crombet, aledaña a la necrópolis, el nuevo espacio busca responder a la demanda de no pocos santiagueros de disponer de un lugar digno donde depositar las cenizas de sus familiares fallecidos.

Norgelina Rivas Estrella, jefa del citado departamento en el histórico camposanto, explicó a JR que ha sido concebido como un entorno apacible y funcional, de abundante vegetación, en el que las personas podrán resguardar los restos de sus seres queridos con la convicción de que hay un colectivo dispuesto a ofrecerles los mejores cuidados.

A tono con novedosas concepciones impulsadas por el premio nacional de Arquitectura Omar López, conservador de la ciudad, y apoyadas por el Gobierno de la provincia, aquí se realizarán depósitos de cenizas en ánforas, las cuales serán colocadas en un nicho de cerámica en forma de cilindro con tapa. Encima, una lápida de mármol o granito llevará el nombre y los datos del fallecido, grabados por artistas locales, y un portaflores metálico. Son estos los elementos fundamentales de las urnas cenizarias, que ya singularizan una nueva rutina.

Tras la inauguración, precisó Rivas Estrella, entrarán en funcionamiento cuatro de los ocho patios de la instalación, que tendrá una capacidad total para más de 3 200 depósitos y abrirá sus puertas todos los días (de lunes a sábado desde las 7:30 a.m. hasta las 4:30 p.m, y los domingos hasta el mediodía).  Una florería y una cafetería se suman al propósito de facilitar la estancia de las familias que lleguen hasta aquí para rendir tributo a los suyos.

Una vez terminado el novedoso espacio, contará también con un área especial para personalidades. De hecho, las primeras cenizas depositadas, según se ha previsto, serán las de cuatro reconocidos exponentes de la cultura cubana fallecidos en 2021: el querido actor Enrique Molina; Dagoberto Planos, cantante de Los Karachi; el actor y promotor cultural Alcides Carlos (Tití) y el poeta Marino Wilson Jay. 

 La joven funcionaria precisó que, a partir de un contrato inicial (cuyo costo será de unos 2 000 pesos), los interesados podrán arrendar el área para el depósito y comprar los elementos necesarios para un digno sepulcro, como ánforas de variadas formas, la lápida grabada y el portaflores. En los años siguientes se abonarían 420.00 pesos por el arrendamiento del área.

El servicio estará disponible para los incinerados en el crematorio Santiago, de la carretera de El Cobre, o en cualquier otro sitio del país y el exterior, y también para las cenizas resultantes de la cremación de restos óseos tras la exhumación de los cadáveres a partir de los dos años y un día del sepelio, ya sea en Santa Ifigenia u otro cementerio, previa presentación de la documentación requerida. 

Como un valor agregado del proyecto, se espera que la puesta en funcionamiento del cenizario contribuya también a la organización de las capacidades de enterramiento en Santa Ifigenia, muy limitadas en los últimos tiempos.

En una vasija de cerámica enterrada en el suelo se coloca el ánfora, que luego es tapada. Encima, una lápida de mármol o granito con el nombre y datos del fallecido, grabados por artistas locales, y un portaflores metálico, singularizan el tributo en la nueva instalación. Foto: Odalis Riquenes Cutiño

Rafael Darío Pacheco, director del cementerio patrimonial, refirió que como parte de un programa inversionista  que se mantuvo aun en los momentos más tensos de la pandemia, fuerzas de la Empresa Provincial de Producción de Materiales de la Construcción (Epromac), la Empresa de Restauración y Conservación de la Oficina del Conservador de la Ciudad, el Fondo de Bienes Culturales y brigadas de la propia necrópolis, constituidas en el contingente Triunfo de la Revolución, han juntado esfuerzos para dar forma a esta experiencia, nueva para Santiago y para Cuba.

Aunque está consciente de que la cultura de uso de este, un servicio de primer mundo, está entre las cuestiones en las que se debe ganar, Norgelina Rivas le augura éxito al nuevo cenizario, cuyo solo anuncio en redes sociales, dice, ha suscitado interés «hasta del exterior».

 Por lo pronto y como corresponde a toda experiencia que comienza, aclaran los funcionarios, se precisan los trámites, precios y la documentación requeridos, los que serán informados oportunamente.

Escrito por Odalis Riquene y publicado en Juventud Rebelde

Anuncio publicitario