El Museo del Ron de esta ciudad recibe visitantes en la actual temporada de invierno, para contar la historia de esa bebida que se inserta en las tradiciones y cultura de los pueblos.

Ubicado desde el 2019 en áreas de la Ronera Santiago de Cuba, de la Corporación Cuba Ron S.A., invita a un recorrido por sus salas para conocer desde los orígenes de esta industria, con la introducción por los colonizadores de la caña de azúcar, principal materia prima.

Mediante información gráfica brinda detalles de su evolución y producciones realizadas, al tiempo que exhibe viejas máquinas de fabricación y una réplica de la nave de añejamiento Don Pancho.

Además, a través de un cristal puede apreciarse el proceso de producción y finalmente hacer degustaciones.

Rita González, especialista guía del museo, destacó la calidad del ron cubano y el cuidado de las bases añejadas por los Maestros Roneros, principales guardianes del tesoro existente en los barriles de madera.

Abierto el 24 de junio de 1996, el museo tuvo su sede en los inicios en la calle San Basilio esquina a Carnicería, pero por una estrategia comercial se trasladó hacia la Ronera Santiago de Cuba.

En los orígenes de la bebida en esta urbe oriental tuvieron una participación inmigrantes catalanes, quienes acercaron al puerto y el ferrocarril los alambiques de los ingenios, donde primariamente producían los aguardientes, para facilitar la transportación y el comercio.

Con información de la Agencia Cubana de Noticias