Una nueva carretera se proyecta hoy hacia la hacienda cafetalera Fraternidad, como parte del paisaje arqueológico de esos enclaves productivos y culturales del sur-oriente cubano declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

De acuerdo con reportes de la Casa Dranguet, Centro para la Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero, finalizó el proyecto ejecutivo de la vía de 24 kilómetros que se extenderá por un terreno ondulado donde habitan cerca de 12 mil personas en 125 kilómetros cuadrados.

Desde el poblado de Yerba de Guinea hasta el emporio recientemente restaurado, comenzarán los trabajos en tramos de cinco kilómetros a partir del primero de esos puntos tras los estudios tipográficos, hidrológicos y de suelos y la definición de 54 obras de fábrica.

Con financiamiento del Fondo de Contravalor franco-cubano, la Fundación Malongo y la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), la inversión sustituirá una carretera en mal estado y posibilitará acortar ostensiblemente los tiempos de desplazamiento entre ambos asentamientos.

Los beneficios del empeño constructivo repercutirán en indicadores económicos relacionados principalmente con la producción y comercialización cafetalera, el auge del turismo de naturaleza y valor patrimonial, junto a la mejoría del bienestar de la población local.

Ubicado en los consejos populares de Ramón de Las Yaguas y El Escandel, Fraternidad tiene como accidente geográfico principal la Meseta de Santa María del Loreto, de extraordinarios valores naturales.

Allí, donde radicará el Centro de Interpretación de la Cultura Rural del Café, se ubica uno de los tesoros de la cultura agrícola, industrial y doméstica relacionada con ese cultivo en estos parajes montañosos, donde otras 170 haciendas merecieron la notable distinción mundial en el año 2000.

La OCC aplica un plan de manejo integrado y de gestión de ese paisaje que está organizado en los circuitos uno y dos.

El primero, correspondiente a la Gran Piedra, abarca los cafetales La Idalia, La Isabelica, La Gran Sofía, Las Mercedes y La Siberia, mientras que el segundo, el de Fraternidad, incluye el de ese nombre y los de San Felipe, San Juan de Escocia, San Luis de Jacas y Santa Paulina.

Escrito por Martha Cabrales y publicado en Prensa Latina