Típico de la zona oriental de Cuba, sobre todo en las provincias de Las Tunas, Granma y Holguín. El Aliñao es un licor considerado la bebida de los nacimientos.

En esta región de la isla cuando una mujer queda embarazada, junto al ajuar del futuro bebé, la familia comienza a elaborar en el hogar una bebida especial llamada Aliñao dada la variedad de sus componentes.

Y es que el Aliñao tiene como ingredientes básicos aguardiente de caña y diferentes frutas (piñas, grosellas, higos, ciruelas y otras) que tengan la cualidad de mantenerse en buen estado por un largo período, todo aderezado con hojas de higo.

Sometido a un proceso de cocción en almíbar y posteriormente vertido en alcohol, las frutas no sólo le dan sabor al aliñao, sino que absorben el alcohol y en el proceso de añejamiento éstas quedan «borrachas» para darle peculiaridad al licor.

La mezcla se deposita en un recipiente de cristal, y se sitúa en un lugar seco durante varios meses, etapa en la que poco a poco la bebida va adquiriendo un sabor característico que culmina cuando se le añaden trocitos de caña de azúcar.

Para el brindis la bebida se prepara desde los primeros meses del embarazo, y después del primer mes de vida del infante. Si el bebé es una niña, se acostumbra sellar y guardar varias botellas de aliñado para abrirlas cuando la homenajeada cumpla quince años.

Pasado el tiempo la añeja bebida se habrá convertido en un jarabe de frutas, que mezclado con más alcohol queda lista nuevamente para brindar aún más.

Listos para el brindis

La verdad es que se recomienda empezar la elaboración del licor después de la confirmación del embarazo o los cuatro meses de gestación y su consumo no se realiza hasta que se haya producido la llegada del niño o la niña.

Luego, a las personas que acudan a conocer al nuevo bebé, se les obsequia un trago de esta bebida como muestra de agradecimiento y cortesía, parte de las costumbres familiares en las cuales se entrelaza la tradición.

No se trata de una receta especial, ni la obligación de hacer determinada cantidad, aunque algunos textos sobre el tema difieren en la composición y confección del Aliñao, devenida delicada bebida que sirve, también, para cualquier otra celebración social.

Otros documentos, sin confirmación, hablan de la antigüedad del licor que parece beberse en Cuba y también una tradición de las Islas Canarias, principalmente en Tenerife.

Por ejemplo, se argumenta que anteriormente se seleccionaba una cantidad grande de ciruelas de abundante masa, luego se ponían a hervir durante 5 minutos y después de escurrirlas de un día para otro se «ahogaban» en aguardiente de caña durante 45 días.

Finalizado este tiempo se ponían a escurrir nuevamente uno o dos días más y al término de esta jornada se cocinaba un almíbar al cual se le agregaba canela y hojas de higo y se sumergían las ciruelas en ella.

En la actualidad la receta original se ha ido transformando con el tiempo y de acuerdo a los gustos particulares y la localidad, pero siempre sin perderse la esencia.

Y es que en nuestro país las tradiciones, al rescate muchas de ellas, van de la mano de un legado patrimonial que atesora valores de familia, cortesía, y sobretodo cubanía.

¿Y la receta?

Su preparación consiste en picar en trozos pequeños papaya, piña, cereza, ciruela, grosella, caña, higos y manzanas. Esto, junto a las uvas pasas, se vierte en un garrafón con alcohol. Dos meses más tarde se prepara un almíbar con 18 lb de azúcar y nueve botellas de agua. Cuando esta mezcla esta fría, se le añade el jugo de varias naranjas y piñas. Luego se mezcla bien y se vierte todo en el garrafón con el alcohol y las frutas maceradas. Se deja añejar por tres meses como mínimo y luego se cuela, filtra y embotella.

En otro artículo Mirada Cubana puede compartir la receta más detallada. Pero la recomendación ya está hecha, surgió en el oriente de Cuba, aunque ya se le prepara en otras partes del país.

Recuerde que la ingestión del «aliñao» es agradable y placentera en cualquier ocasión y no son pocos los que lo elaboran al margen de la llegada de un bebé para disfrutar de su sabor inigualable.

Tomado de Mirada Cubana