Según la literatura especializada, el senderismo es una especialidad del montañismo, una actividad deportiva no competitiva que se realiza en caminos señalizados.

Se considera que el nacimiento del senderismo, a nivel europeo, fue cuando un caminante francés, Henri Viaux, inauguró durante el año de 1947 la primera ruta pedestre que se podía recorrer con seguridad gracias a las indicaciones que impedían extraviarse, exenta de dificultades y que hacía por ende innecesario contar con un guía.

El senderismo busca acercar a las personas al medio natural y al conocimiento de los territorios a través del patrimonio y los elementos etnográficos y culturales tradicionales, utilizando el sistema tradicional de vías de comunicación (caminos, trillos, cañadas).

Es una actividad que puede confundirse con el excursionismo.

Según la literatura sobre deportes al aire libre, el excursionismo es la disciplina más cercana y precursora del senderismo, pero se diferencia porque se desarrolla por senderos no señalizados y por lo tanto no cuenta con las garantías de seguridad y calidad que brindan los senderos señalizados.

El senderismo constituye una simbiosis entre deporte, cultura y medio ambiente.

Algunas de las características con que debe contar un sendero:

  • Ser apto para la mayoría de la población.
  • Ser transitable todo el año.
  • La utilización y recuperación de antiguos viales de comunicación.
  • Tener interés paisajístico, histórico, etnográfico o medioambiental.
  • No tener grandes desniveles durante tramos prolongados y evitar la ascensión a cimas montañosas.
  • No precisar para su recorrido de conocimientos, técnicas o materiales especiales.
  • Estar señalizado convenientemente.
  • Contar con un mapa guía descriptivo del itinerario, así como de los valores ambientales, paisajísticos y culturales.

El Proyecto Los Caminos del Café, que se fundamenta en el Plan de Manejo del Paisaje Arqueológico Cafetalero del Sur Oriente Cubano, desarrolla como estrategia de carácter territorial la conformación de Circuitos Cafetaleros, o sea, territorios que agrupan un determinado número de antiguas haciendas cafetaleras vinculadas entre sí y que permitan enfrentar su conservación y acto seguido su puesta en valor con un esquema de gestión sustentable que garantice su alto valor patrimonial.

Partiendo de este concepto se han estructurado hasta el momento los Circuitos Cafetaleros No.1 Gran Piedra, compuesto por los cafetales La Isabelica (museo), La Idalia, La Siberia (jardín de plantas ornamentales), Las Mercedes y La Gran Sofía. No. 2 Fraternidad con los cafetales Fraternidad, Santa Paulina, San Felipe, San Luis de Jaca y San Juan de Escocia, y el No. 3 San Sebastián con los cafetales San Sebastián, Felicidad, Visitación, La Herminia y La Linet.

El Proyecto concibe de igual manera la creación de senderos que sirvan para relacionar estos Circuitos y mostrar a la vez sus valores patrimoniales, culturales y paisajísticos.

Las propuestas de senderismo se estructuran en estos Circuitos Cafetaleros tomando en consideración el volumen de información procesada, su accesibilidad, calidad de los exponentes y cercanía de los sitios que contienen. 

Están considerados también en estas propuestas dos senderos que, aunque se ubican en territorios no vinculados a estos Circuitos poseen valores patrimoniales, paisajísticos y culturales de relevancia, estos son: el asentamiento de Ti Arriba, la Casa Museo Cafetal Ti Arriba y la Meseta de Santa María del Loreto.

Escrito por José Luis Manet Hechavarría (Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba)