El paisaje cultural cafetalero de Santiago de Cuba y Guantánamo es portador de valores de originalidad y autenticidad que lo hacen único de su tipo en el mundo.

Reconocido como el Paisaje Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras del sudeste de Cuba, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 por la UNESCO.

Fue constituido a finales del siglo XVIII y durante el XIX a partir de la implantación francesa en la región y es expresión innegable de la eterna relación entre el hombre y la naturaleza.

Nació al calor del cultivo del café alrededor del cual se construyeron edificaciones vinculadas a la vida doméstica y a la producción, y se desarrollaron expresiones inmateriales, devenidos hoy en elementos identitarios locales.

Recorrer estos caminos es una experiencia extraordinaria, donde los atractivos naturales se combinan con los vestigios arqueológicos de los antiguos cafetales y con los atributos culturales de las comunidades asociadas.

Es la invitación perfecta para disfrutar a cielo abierto de un encuentro con la historia y con las tradiciones regionales más profundas, esas que hoy nos hacen sentir al café desde la cotidianidad como un personaje protagónico en nuestras vidas.  

Escrito por Lic. Lianet Godínez