La UEB Torrefactora de café «Reynerio Almaguer Paz», en la provincia de Holguín, recibió este 8 de abril, por cuarto año consecutivo, la condición de Vanguardia Nacional, por los resultados alcanzados durante el 2020.

El acto político-cultural, realizado en las inmediaciones de la fábrica, también fue propicio para entregar la distinción Pedro Marrero Aizpurúa a mujeres y hombres con 20 y 25 años de labor ininterrumpida, respectivamente, en el sector de la industria alimentaria.

«Este colectivo se ha destacado por el esfuerzo y la dedicación de todos sus trabajadores, los que en las más difíciles situaciones han sabido buscar soluciones», destacó Oliday Frías Vega, secretaria general del Sindicato Provincial de la Industria Alimentaria y la Pesca.

Entre las razones que avalan el reconocimiento, destaca el cumplimiento del plan de producción al 123 por ciento. Las 555,5 toneladas procesadas por encima del mismo, contribuyeron a garantizar el café de la canasta básica en otras provincias del país, como La Habana, Camagüey y Santiago de Cuba.

“Nuestro producto no es liberado, proviene de un balance nacional. Nos regimos por una política de entrega para la canasta básica; pero a los niños de cero a seis años no se les entrega cuota de café, como fue aprobado por la Asamblea Nacional en años anteriores”, precisó a ahora.cu Rider Juan Sánchez Hijuelos, director de la entidad.

La mezcla se compone por un 50 por ciento de café y un 50 por ciento de chícharo, que se somete a la evaluación de un equipo de calidad certificado, con más de 30 años de experiencia. Sobre esta práctica comentó:

“Hasta el año 2005, se mezclaba 40 por ciento de café y 60 por ciento de chícharo en el caso de la canasta básica y, en el caso del consumo social, 20 de café y 80 de chícharo. En ese año, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro ratificó que el café saldría puro y así se mantuvo hasta el 2011.

“Por la situación puntual de la materia prima en el orden nacional, hubo que regresar al café mezclado y desde el 2011 es producido con normas aprobadas, con la mezcla al 50 y 50, para la canasta básica y el consumo social”.

Además, la torrefactora holguinera procesa mensualmente dos toneladas de café puro, que se entregan a centros de la gastronomía donde existen cafeterías expreso, como el Hotel Miraflores, en el municipio de Moa.

El pasado año, también produjo café puro de las marcas Regil, Arriero, Serrano y Turquino en diferentes gramajes (125, 250, 500 y mil gramos), con destino a las cadenas de Tiendas Caribe, Cimex y Caracol, así como a entidades del sector turístico, como Palmares y Cuba Catering S.A.

“Por las dificultades que atravesamos con la materia prima, esas son cifras dirigidas, para que por lo menos haya una representación. Sabemos que no cubre las necesidades de nuestro pueblo”, reconoció Sánchez Hijuelos.

En el primer trimestre de este año, el colectivo de 90 trabajadores, de los cuales el 60 por ciento ha laborado por más de 25 años de experiencia en la UEB, elaboró 305 toneladas de café por encima del plan, para las provincias de Camagüey y Santiago de Cuba. En el mes de febrero estableció un nuevo record productivo, de 310 toneladas.

El directivo desatacó que ello fue posible “con el concurso de la parte administrativa, algunos compañeros de servicio y jubilados. Así logramos dos turnos de trabajo, siempre cumpliendo las medidas indicadas por el Ministerio de Salud Pública: pasos podálicos, distanciamiento, hipoclorito, alcohol…”

Inmersa en la implementación de la Tarea Ordenamiento, la torrefactora se propone entregarle a la población, puntual y con calidad, la cuota de café contemplada en la canasta básica.

Carlos López Pérez, secretario de la sección sindical, señaló que el ambiente laboral es favorable, y la necesidad de que el salario y la repartición de las utilidades motive a los trabajadores. “Lo principal lo hemos logrado: la producción, que es lo que sustenta el dinero”, declaró.

Por otro lado, la UEB preparara una nueva línea de producción para maní y derivados del maíz, como el pinol, con el objetivo de ampliar las opciones alimentarias del territorio.

“El café es un producto muy sensible, que asimila cualquier tipo de olor y sabor en el medio ambiente. Por tanto, dentro de la industria no es posible producir otros surtidos”, explicó Sánchez Hijuelos.

De ahí que para el nuevo proyecto se aproveche el patio de la fábrica y sea necesario remodelar una nave actualmente ociosa. El directivo adelantó que:

“Con los compañeros de la Asociación de Innovadores y Racionalizadores (Anir), rescatamos una máquina de envases y un molino, y está pendiente un equipo de tueste que está fabricándose en Holmeca. Estamos abiertos a cuanta experiencia nos vaya dando frutos, en dependencia de las consignaciones que pueda tributar la agricultura”.

La UEB Torrefactora de Café se encarga de almacenar el grano cultivado en Cuba y procesado en plantas beneficiadoras, tostarlo, molerlo y envasarlo. Garantiza la cuota de la canasta básica de las provincias Holguín y Granma.

Tomado de Ahora

Anuncio publicitario