Los amantes incondicionales del café siempre encuentran maneras diferentes de reverdecer el amor por el aromático grano.

La salsa de café, ideal para aderezar carnes, es uno de esos ejemplos.

Compartimos esta sencilla receta y esperamos saber qué les parece.

Foto tomada de http://www.mimundo.philips.es

Salsa de café (tomado de OK Diario)

La salsa de café se puede usar tanto para un plato de carne al horno, como para un postre frio como el tiramisú, el helado o una tarta dulceSu utilización puede ser de forma caliente o fría. No se debe relacionar los postres a la versión fría de la salsa de café; el helado y ciertas tartas pueden quedar exquisitas cubiertas por esta salsa caliente, otorgándole contraste de temperaturas al plato.

Para agregarla a un plato con carne se recomienda sumar mostaza a la preparación. Aunque parezca extraño agregar salsa de café a nuestra carne al horno, el resultado es un exquisito sabor.

Existe una gran controversia en torno al café. ¿Es buena la cafeína para nuestro organismo?, ¿es mejor tomar té que café? En cualquier caso, se trata de uno de los productos más utilizados.  Las asociaciones de salud recomiendan realizar un uso moderado del café, es decir, no beber más de tres tazas por día. Su ingesta es a la vez recomendada debido a las propiedades antioxidantes que, según algunos estudios, tienen un efecto de disminución del riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Hay que tener en cuenta que no es una bebida recomendada en deportistas, personas con gastritis o mujeres gestantes, debido a que contiene propiedades diuréticas que pueden ocasionar deshidratación.

Ingredientes:

Una taza de café40 gramos de mantequillaDos cucharadas de canela molidaUn cuarto de taza de azúcarUn chorro de ron o cualquier otro licor (opcional)

Elaboración:

  1. Realizar una taza de café, usando el que se desee.
  2. Dejar calentar la mantequilla en una sartén a fuego lento.
  3. Mezclar el azúcar con la canela.
  4. Agregar esa mezcla sobre la mantequilla.
  5. Agregar también el café.
  6. Cocinar aproximadamente durante cinco minutos más.
  7. Si se prefiere, también se puede terminar la elaboración vertiendo un chorro de ron en la sartén. Se debe luego inclinarla de lado para poder flamear la mezcla. En cuanto las llamas se apaguen, estará lista la salsa para ser servida.
  8. Servir la salsa fría o caliente, según el plato elaborado.