Solo el nuevo coronavirus SARS-CoV2 ha hecho a la museóloga santiaguera Raquel Blanco Borges estar alejada del Castillo San Pedro de la Roca del Morro, joya de la arquitectura militar en América, a donde llegó hace 40 años y asegura permanecerá hasta su jubilación.

Quizás le pudiera interesar: SantiagodeCuba en paseo virtual: el Morro

Se declara una ferviente enamorada de esa fortaleza, con una historia de muerte, terror y también de leyendas de amor vinculadas a la época del corso y la piratería y como sitio de confinamiento de patriotas cubanos opuestos a la metrópoli española.

1905-MUSEO2.jpg

De todo ello cuenta a los visitantes y, sobre todo, a niños y jóvenes de proyectos de casas de cultura de los barrios del litoral para estimular el amor a los museos y la investigación sobre las fortalezas levantadas siglos atrás, todas comprendidas en el Sitio Histórico declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Entre esas destacó su lugar de trabajo -la de San Pedro de la Roca- en un promontorio rocoso en forma de terrazas a la entrada del canal de la bahía, obra del ingeniero italiano Juan Bautista Antonelli (El Mozo) llamado así para diferenciarlo de su padre con igual profesión y nombre.

También destacó la participación de los españoles Juan Císcara Ibañez y Juan Císcara Ramírez, en la reconstrucción y ampliación, ya en aquellos remotos años había familias dedicadas a edificar fortalezas en Iberoamérica.

En los dos últimos meses esta museóloga siente añoranza de caminar por sus laberintos, rampas escalonadas, plataformas y salas, disfrutar en el castillo medieval su arquitectura renacentista, perder la vista en el infinito del mar y respirar aire puro, todo lo cual es para ella un bálsamo que le trae paz y sosiego.

Y claro que es así, ya que Raquel comenzó allí muy joven como Técnica de museos, luego se graduó en La Habana de Técnico Medio en el Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología, le siguió la Licenciatura en Historia del Arte y por último la Maestría en Museología.

Es ella una apasionada en investigar la historia del castillo desde su existencia en el XVII, por lo que ha recibido premios y menciones en numerosos eventos científicos.

1905-MUSEO3.jpg

Interesantes anécdotas tiene en las cuatro décadas en el Castillo San Pedro de la Roca del Morro, visitado en varias ocasiones por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, por familiares del Almirante español Pascual Cervera, quien estaba al frente de la flota española hundida por la de Estados Unidos a finales del siglo XIX, justo frente a ese baluarte defensivo, y más reciente por los Reyes de España.

Por su ubicación algo distante de la ciudad y no recibir visitantes para evitar el contagio y propagación de la COVID-19, ahora está vinculada al Museo del Carnaval, en el Centro Histórico, para apoyar en la conservación de los exponentes.

Raquel espera ansiosa la reapertura del museo cuando se normalice la situación sanitaria, ya que ansía estar cerca del mar, ver el lento movimiento de los buques entrando o saliendo por el canal, la puesta del sol en lo infinito y todo lo demás que la enamora del lugar.

Tomado de la Agencia Cubana de Noticias