En las montañas de Jibacoa, en pleno centro del Escambray, una familia campesina participa de la elaboración de su café, en un ritual cotidiano que va desde la siembra, pasando por la cosecha del grano, el pilón, la colada…, hasta el jarrito humeante. Algo común para ellos y que para el visitante puede llegar a contener tanta magia de aromas, texturas, sabores.

Escambray, Cuba. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
El bohío. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
La flor blanca de la droga negra. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Atisbos. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Olfato y ojo entrenados avisan el momento preciso para retirar el grano del fuego. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Café tostado. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Segunda sesión de pilón, para triturar el grano. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
La latica: casi una unidad de medida. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Detalle. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
Café en colador. Foto Alejandro Ramírez Anderson. Tomada de Cubadebate
Café Familia. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.
El sol se hunde, al final del día, tras montañas cafetaleras. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.