Santiago de Cuba dio nuevamente un positivo paso hacia la consolidación del Programa de Desarrollo cafetalero, y se reafirmó como la provincia mayor productora del grano en el país, al completar en la recién concluida cosecha más de 4 095 toneladas de café, un resultado que da respuesta a la solicitud hecha por la dirección de la nación, como saludo al aniversario 61 del Triunfo de la Revolución.

En esta oportunidad, los caficultores santiagueros cumplieron con el compromiso productivo fijado y cerraron bien alto con la cifra comprometida para el 2019, etapa reconocida como año calendario; de esta manera pusieron fin de una forma muy exitosa a la campaña, en la que despuntaron los municipios de Tercer Frente, Segundo Frente, San Luis, Contramaestre, Guamá y Palma Soriano.

Solamente Songo-La Maya se quedó por debajo de la cifra pactada para esta campaña, mientras Tercer Frente realizó un aporte significativo al plan estimado de la provincia, con un aporte de más de 1 200 toneladas, cifra que lo ratifica como el mayor productor del grano entre sus homólogos en el país. De igual manera, fueron decisivas las contribuciones de Segundo Frente, San Luis, Contramaestre y Palma Soriano.

Los días finales de diciembre, resultaron decisivos para completar ese rubro exportable, cifra que representa un crecimiento en relación con la contienda anterior, gracias al extraordinario esfuerzo llevado a cabo por productores, recogedores habituales junto con sus familiares y pobladores serranos para materializar esa meta productiva comprometida con la economía del país.

De igual manera, la activa incorporación de los estudiantes y profesores integrados a las diferentes etapas del Plan la Escuela al Campo, quienes particularmente enfrentaron los altos picos de maduración suscitados durante el desarrollo de la campaña cafetalera.

Los participantes en esta cosecha enfrentaron con elevada exigencia y control los parámetros de la calidad del grano, indicador que ha estado afectando en los últimos años, no obstante a los beneficios con los altos precios del café entre los productores. Se presentó noviembre, el penúltimo mes del pasado año, como decisivo para el cumplimiento con eficiencia y calidad del plan estimado de la cosecha cafetalera en Santiago de Cuba.

Su buena marcha en el territorio, estuvo basada en un fuerte programa de aseguramiento material en los primeros seis meses del año, las medidas de seguridad para evitar el desvío del café y la contratación con los productores, superior a la campaña anterior, así como también el fortalecimiento y papel organizador de la Comisión Provincial y municipales de cosecha, además de la acción mancomunada de los factores de la provincia.

Santiago de Cuba, la mayor productora del grano en el país, aspiró a esa ambiciosa cifra, la cual garantizó con la reanimación de las instalaciones para el proceso de despulpe y selección del café, para ello alistaron las 78 plantas previstas en la cosecha, en tanto se activaron los puestos de mando de dirección en todos los niveles, lo que contribuyó a una mayor organización, disciplina y participación en esta actividad económica.

Tomado de Sierra Maestra