Jóvenes arqueólogos de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) de Santiago de Cuba trabajan en la preservación de la colección que atesorara el DrC. Francisco Prat Puig, prestigioso catedrático e investigador a cuya labor se debe, en gran medida, el rescate de importantes inmuebles como la Casa Natal de José María Heredia y la Casa de Diego Velázquez, esta última considerada la más antigua del país.

Se trata de un trabajo minucioso que realizan en libros de arte y arqueología, tesis tuteladas por el catedrático, publicaciones y otros textos que atesorara el insigne DrC. Francisco Prat Puig, colección que fuera donada por sus hijas a la OCC, y que en la actualidad recibe trabajos especializados en el recién abierto Taller de Restauración y Conservación de Papel.

La joven arqueóloga Denia Ladrón de Guevara Pérez especifica que es el primer encargo que tiene el taller y que actualmente realizan la defectación de los materiales de papel donados por la familia de Prat a la OCC, para luego hacer un inventario de todos los materiales.

“Luego haremos una restauración y conservación en las piezas más dañadas. Hay que revisar hoja por hoja, la carátula, hay que limpiar hoja por hija y descontaminarlas. Hay restaurar las hojas, la carátula, todo en dependencia de lo que tenga cada pieza, también hay que ver el nivel de oxidación que tiene que ver con el color amarillo de la hoja, mientras más amarillo, más grado de oxidación, en este caso se lavan las hojas y se prensan, se planchan y se secan”, acota.

“Las que estén en buen estado se guardarán en un lugar adecuado para conservarlas hasta que se decida finalmente que hacer con la colección”, añade.

El recién abierto Taller de Restauración y Conservación de Papel es la consecuencia directa de un curso impartido en Santiago de Cuba por profesores italianos relacionados con la preservación de documentos, donde se formaron los dos jóvenes arqueólogos que hoy laboran con la colección que perteneció a Prat Puig, además parte del equipamiento fue una donación que salió del propio intercambio con los profesionales extranjeros.

“Tenemos la intención de que los materiales donde se muestren las habilidades aprendidas en el taller de restauración que impartieron los profesores italianos, hacer con ellos una pequeña exposición”, asegura Ladrón de Guevara.

Una vez terminen los trabajos de conservación y restauración con la donación de la colección que perteneció a Prat Puig, los materiales engrosarán el acervo material del centro que lleva su nombre, y que pertenece a la OCC.

Dicha institución, en sus diferentes salas, se muestra parte de la colección de arte y arqueología de Prat Puig, y también se exhiben objetos personales que pertenecieron al inminente catedrático.