Con miradas puestas al valor del paisaje cultural cafetalero, analizando el pasado francés y especialmente su futuro dentro del desarrollo turístico del oriente de Cuba, investigadores santiagueros se reunirán los días seis y siete de diciembre en la Casa Dranguet para debatir estas y otras temáticas afines.

La IV Jornada Paisaje Cultural Cafetalero: un patrimonio para el futuro reúne esta ocasión a investigadores de las universidades de Oriente, de Cuba, y Burdeos, de Francia, además de especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) y del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero.

El senderismo como una alternativa de turismo de naturaleza, el arte que se realiza con el café o está relacionado con la aromática bebida y grano que le da origen, y un acercamiento al vínculo entre Cuba, Francia y Haití a partir de las emigraciones, resaltan como algunos de los temas más interesantes en esta nueva edición de la cita científica.  

Otras ponencias guardan relación con la industria del café y los planos que se conservan en los archivos históricos, también con indagaciones comparativas entre antiguos sistemas hidráulicos de viejas ruinas, además de una mirada incisiva a las propiedades urbanas de los hacendados cafetaleros que se asentaron en la ciudad de Santiago de Cuba siglos atrás, y de las cuales aún quedan vestigios visibles.

El día siete de diciembre se hará el taller “Caminos del café. Logros y perspectivas para el futuro”, donde se analizarán los logros quese han tenido con este proyecto internacional, financiado por la Unión Europea, la fundación Malongo y la OCC, gracias al cual existe la Casa Dranguet (donde radica el Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero) y por el que hoy se avanza en la restauración de la antigua hacienda Fraternidad, con el objetivo de convertirla en un museo vivo del café.

El propio siete de diciembre, a las 11 de la mañana, se inaugurará en la Casa Dranguet la exposición fotográfica “Con sabor a café”, del artista René Silveira, un conjunto de instantáneas que recogen todo aquello que de una u otra forma se relacionan con el modo de vida rural vinculado al cultivo del aromático grano.

De esta forma, en unas 15 imágenes se develan la vida de las personas de los campos, unos pocos detalles del proceso de cultivo del café y procesamiento posterior del grano, pero mayormente son fotografías que muestran la belleza de estos campos del oriente de Cuba, instantáneas que son, cuando menos, espectaculares.

La Jornada Paisaje Cultural Cafetalero: un patrimonio para el futuro, ya en su cuarta edición ininterrumpida, es evidencia de que esta es una temática con muchas aristas por estudiar, pero sobre todo, que puede ser analizada desde el pasado, con las migraciones francesas que llegaron a la isla, y también del futuro que tiene, como producto turístico.