A 20 años de inaugurado llega el día 17 el Museo de la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, con un variado programa en el verano que acerca a visitantes y la comunidad a la historia del conflicto ocurrido en julio del 1898.

Angelina Ramos, especialista de la institución, dijo que desde principios del mes realizan actividades fuera de su sede, como ocurrió en el monumento en la playa Siboney y en el Sitio Histórico Urbano Loma de San Juan, escenarios de acciones navales y terrestres, respectivamente.

Ubicado en el kilómetro 13 y medio de la carretera de Siboney y único del país con esa temática, expone objetos relacionados con la confrontación que involucró a tres países, sobre todo de la flota española del Almirante Pascual Cervera, hundida a la salida del puerto de Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898.

Además, una de las charreteras de ese alto oficial, un salvavidas del carbonero norteamericano Merrimac, piezas de artillería y pertenencias de soldados y oficiales de los tres ejércitos y de patriotas de la última gesta independentista del siglo XIX.

La guerra de 1898 acaparó entonces la atención mediática, por estar considerado el hecho de mayor trascendencia a escala internacional en esa centuria, el cual dio paso a la era imperialista en la historia con el fin del dominio español en América.

Con un acto político-cultural será celebrado el próximo martes los 20 años del museo.

Recientemente la ciudad santiaguera recordó los 120 años de esa guerra, con la participación de historiadores, investigadores, buzos y otros estudiosos del tema de Cuba y España y en ese ámbito se rindió homenaje en tierra y mar a los caídos.

Escrito por Marlene Montoya y publicado en Sierra Maestra

Anuncio publicitario