La peña La Celosía, que de forma habitual se realiza en el Café Dranguet, develó en esta ocasión algunos de los detalles de la intervención arqueológica que se realiza en la antigua hacienda Santa Paulina, una de las 171 que en Santiago de Cuba han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Arturo Rodríguez Estévez, arqueólogo de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) de Santiago de Cuba, compartió algunas de las peripecias y aventuras que acompañan la labor de estos especialistas, además de algunas particularidades que ha tenido la intervención en esa antigua hacienda.

Rodolfo Tamayo, anfitrión de este espacio cultural dedicado a resaltar lo mejor de la producción artística de Santiago de Cuba, adelantó que desde esta entrega y para el resto, será una intención destacar el patrimonio cafetalero, que tiene aquí importantes valores tangibles e intangibles sobre los cuales trabaja la Casa Dranguet (sede del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero) y la propia OCC.

La peña, que más que tertulia devino esta vez una especie de revista cultural, tuvo entre sus invitados a Gabriel Cascante, joven profesional que hoy muestra su talento en diferentes facetas, entre ellas en el diseño en Ediciones Santiago.

La Celosía, como es habitual, dentro de su dinámica en cada entrega rifa algunas postales, en este caso estuvieron a cargo de Rolando Trutié, destacado artista de la plástica de Santiago de Cuba, cuya labor en el diseño de carteles ha sido muy notoria.