“Este es un proyecto inspirador y motivante. Es un orgullo que nuestra Unión Europea esté involucrada en el mismo. El trabajo con las comunidades y el poner en conjunto a los diferentes actores sociales es siempre un reto, pero cuando se hace de manera profesional como en este caso lleva aparejado unos resultados excelentes”, así valoró una delegación de la Unión Europea al conocer del impacto social y los aportes en Cuba del proyecto internacional «Los Caminos del Café».

Los integrantes de la delegación de la Unión Europea recorrieron la sala de exposición permanente de la Casa Dranguet y constataron la riqueza que existe en el lugar que aporta un atractivo discurso interpretativo. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra.

La DraC Yaumara López Segrera, coordinadora por la parte cubana, aunque ofreció una extensa y abarcadora presentación sobre «Los Caminos del Café», desde sus inicios hasta la actualidad, en todo momento hizo hincapié en la mayor verdad de todas: el proyecto tiene, por sobre todas las cosas, el objetivo principal de beneficiar la población rural de Santiago de Cuba así como divulgar aún más la cultura relacionada con el cultivo y procesamiento del aromático cerezo y la influencia francesa en la isla, en especial en este suroriental territorio donde legó dos componentes del Patrimonio Mundial.

Los integrantes de la delegación de la Unión Europea se interesaron por posibles colaboraciones. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra.

Los integrantes de la delegación manifestaron su interés en conocer el impacto social y cómo se priorizan cuestiones como la equidad de género, a la vez que constataron la disposición, por la parte cubana, de continuar la colaboración y seguir revalorizando el patrimonio cafetalero.

López explicó que gracias al trabajo en conjunto con el gobierno de Santiago de Cuba, logró llevarse la electricidad a las comunidades rurales apartadas y de difícil acceso donde tiene su accionar «Los Caminos del Café», además de que a las personas que hoy viven en ellas se les ofrecen cursos de capacitación para que sean capaces de crear ellos mismos opciones de emprendimiento privado de calidad, que satisfagan las demandas de los visitantes, bajo los preceptos del turismo responsable, el desarrollo sostenible y la autogestión.

El Centro de Información fue una de las áreas que visitaron los miembros de la delegación de la Unión Europea. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra.

«Fraternidad», que es uno de los lugares comprendido en el proyecto y donde hoy se realiza una intervención constructiva, se crea lo que se puede catalogar como un «museo vivo» pues se mostrará, desde la planta hasta la taza, la obtención del café, con el atractivo de que se realizará a la usanza de siglos atrás y paralelamente las formas modernas de lograrlo para que los visitantes puedan comparar.

Unas de las características de la Casa Dranguet, desde su fundación, ha sido convertirse en un importante centro de promoción cultural. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra.

La delegación de la Unión Europea conoció otra interesante arista de «Los Caminos del Café» y es la de concebir a los negocios privados como embajadores del proyecto, donde a estos últimos se les da capacitación y promoción de sus emprendimientos y ellos, a su vez, ayudan con la divulgación.

Además, conocieron del funcionamiento de la Casa Dranguet –sede de las oficinas de «Los Caminos del Café» y vital en la promoción del proyecto y de la cultura francesa en Cuba y cafetalera– las diferentes áreas de la institución y su imbricación en los más importantes eventos culturales de la ciudad.

“Los Caminos del Café”, es un proyecto de colaboración financiado por la Unión Europea, la Fundación Malongo y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba, el cual contribuye al desarrollo socio-económico sostenible, sobre la base del patrimonio cafetalero y la cultura de la provincia de Santiago de Cuba, con el apoyo de un turismo responsable.

Anuncios