Si vital es conocer, reconocer y proteger las haciendas cafetaleras que existen en el oriente de la isla, que forman parte de un paisaje arqueológico declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, no menos importante resulta justipreciar de la misma forma al sistema vial construido por los franceses a su llegada a la nación, en el siglo XVIII y XIX, del cual aún existe un antiguo puente de unos 200 años amenazado hoy por diferentes causas.

SUGERIMOS:

José Luis Manet Hechavarría, especialista en ordenamiento territorial y urbano –de la Oficina del Conservador de la Ciudad–, asegura que hasta el momento el puente del Carmen es la obra de ingeniería vial más antigua en Santiago de Cuba, con su arco de medio punto de seis metros de diámetro y un ancho de vía de cinco metros, pues hay territorios donde existieron asentamientos cafetaleros pero que aún no han sido estudiados en detalle.

“Es una obra digna de admirar por lo bien que se conserva a pesar del paso de los años y de soportar el ir y venir de los medios de transporte actuales, aunque ayuda el desvío que se construyó años atrás para evitar que sufriera con cargas vial mayores para las que fue diseñado” asegura y acota que “este puente era muy importante pues formó parte de un vial que daba acceso a los caficultores para transportar el grano desde la zona de la Gran Piedra hasta la ciudad en los siglos XVIII y XIX, de ahí su valor histórico y patrimonial. Además, puede ser explotado desde el punto de vista del turismo responsable, porque el río que se desplaza por debajo termina en una caída de agua de unos 30 ó 40 metros aproximadamente, y debajo una gran poceta”.

“El puente del Carmen tiene unos 200 años, tiene desgaste y no está cuidado” alerta el especialista con varias décadas de experiencia y explica que “está lleno de malezas, las lluvias recientes han arrastrado troncos y vegetación que le han obstruido, es conveniente hacer un trabajo de limpieza, de mantenimiento y conservación, pues esa obra de fábrica, igual que una ruina cafetalera, necesita que sea tenida en cuenta”.

Se localiza geográficamente a la mitad del camino entre El Caney y la antigua hacienda Fraternidad, a 12 ó 13 kilómetros de ambas locaciones, para mayor exactitud, está entre Providencia y Matayeguas.

Si admiración causa las antiguas haciendas cafetaleras construidas en Cuba por los franceses junto a sus esclavos, no menos sorprendente es el sistema vial diseñado y construido por ellos, que conectaba el interior de esos sistemas productivos, también con la ciudad y el puerto.

Aunque los especialistas solo han trabajado las zonas de la Gran Piedra y Dos Palmas, y resta las inmediaciones del Puerto de Boniato, Dos bocas y las zonas limítrofe norte entre los municipios San Luis y Santiago de Cuba, hoy se calcula que los franceses construyeron unos 394 kilómetros de red vial, cifra que aumentará una vez se realicen indagaciones en las áreas inexploradas.

El llamado de proteger y justipreciar el sistema vial construido por los franceses junto a sus esclavos cuando se asentaron en Cuba, es una de las diversas visiones que a la huella gala en la nación caribeña, realizan los investigadores, experiencias que se presentan en el II Coloquio “Lo francés en Cuba y el Caribe”, que finaliza hoy y que forma parte de la XXXVII Fiesta del Fuego.

Anuncios