Una tarja que reconoce como Monumento Nacional fue develada deste sábado en el Sitio Histórico Combate de San Juan, de Santiago de Cuba, escenario de unas de las acciones más sangrientas de la Guerra Hispano- Cubano-Norteamericana, hace 119 años.

El primero de julio de 1898, la urbe oriental despertó con el estremecedor fuego artillero de las baterías de los Estados Unidos, que arremetió contra las defensas españolas en la colina de San Juan, explicó en el acto Angelina Ramos, especialista del museo que tiene como temática ese conflicto.

Detalló que estas últimas tropas no resistieron la superioridad del adversario y el 16 de julio se firmó la capitulación de Santiago de Cuba, sin la presencia del Ejército Libertador de Cuba, bajo la sombra de una gran ceiba que a partir de ese momento recibió el nombre de Árbol de la Paz.

Durante la República, recordó, fueron muchos los reclamos de los veteranos cubanos y norteamericanos para perpetuar la memoria de aquella contienda, que puso fin al dominio español en la Isla.

De ambas partes, dijo, surgieron iniciativas y fue el coronel José González Valdés, Jefe del Distrito Militar de Oriente, quien desplegó una intensa labor para preservar sitios vinculados a la guerra, acometiendo el proyecto de un parque histórico conmemorativo, inaugurado el primero de julio de 1928.

Suitberto Frutos, director del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, leyó la resolución que otorgó la condición, en tanto la pionera Lisbet Castellanos y la directora de Cultura en el territorio, Orisel Chacón, develaron la tarja que indicará a los visitantes en lo adelante ese valor, en la Carretera de Siboney.

Luego, fueron depositadas ofrendas florales antes los monumentos Al mambí victorioso, Al soldado español y Al soldado norteamericano.

El Parque de San Juan, como es más conocido, muestra en su irregular terreno cañones, morteros, proyectiles, la recreación de un fortín español, el busto del coronel José González Valdés y muchos otros elementos y piezas de artillería, cada uno con su descripción.

A la entrada se halla el Árbol de la Paz, donde aparecen de manera simbólica ocho libros de bronce con los nombres de los caídos por las fuerzas cubanas y norteamericanas.

Tomado de Radio Habana Cuba.

Anuncios