Cuando la periodista santiaguera Daylenis Blanco Lobaina, hace ya más de un año, decidió crear su proyecto «Escalinata», con el objetivo de promocionar aquellas aristas más sobresalientes del patrimonio santiaguero, no pensó que se toparía con detalles tan curiosos y llamativos como el rescate y el restreno del himno de la ciudad.

No soñó con tener la oportunidad de promocionar la obra y legado del Maestro Enrique Bonne, o de la Tumba Francesa “La Caridad de Oriente”, mucho menos –porque tampoco fue ese el objetivo– obtener premios en los más importantes concursos de la radio joven en Cuba.

Peña Escalinata dedicada a la Tumba Francesa. Foto Edgar Brielo Maranillo

Ella solamente soñó con justipreciar, a partir de la divulgación, los valores más excepcionales de su ciudad.

Comienzas con la comunicación y patrimonio, pero a dónde quieres llegar…

La comunicación es un escenario fundamental para la educación del patrimonio debido a su alcance y la influencia que tienen en los distintos públicos. Quiero llegar a la educación.

Se trata del uso intencionado de los medios para la puesta en valor del patrimonio cultural santiaguero.

La comunicación viene a cerrar un proceso interesante que se viene llevando desde hace al menos una década por la Oficina del Conservador de la Ciudad, y es aportar, precisamente, en ese proceso de conocer, reconocer y salvaguardar.

Para que ese proceso realmente llegue a un público mayor, pues tenemos que comunicarlos, y es donde justamente los periodistas que participamos en el proyecto «Escalinata» desde un ejercicio de la profesión ayudamos a esta puesta en valor, a cerrar esa tríada que es conocer, reconocer y salvaguardar.

Momentos importantes en la historia del proyecto «Escalinata»  

Son diferentes momentos porque el proyecto lo integran diferentes espacios de comunicación: un programa de radio, una peña y un boletín.

El programa de radio fue la primera experiencia y salió al aire el 21 de febrero de 2016, le siguió la peña, que acaba de cumplir su primer aniversario de creada, y en septiembre de 2017 cumpliremos también un aniversario en la edición del boletín electrónico (descárgalo AQUÍ) y de la incursión en las redes sociales.

Esos son los hitos fundamentales en la historia del proyecto, pero también han sido meses de consolidación, de retroalimentación con los públicos, y un tiempo donde además hemos aprendido a cómo divulgar mejor nuestro patrimonio.

Estos meses, también, nos han servido para unirnos a investigadores de la Universidad de Oriente y de la dirección Provincial de Patrimonio Cultural, porque también nos interesa visibilizar con carácter noticioso, aquellas investigaciones que se realizan o proyectos que repercutan directamente en la conservación de la ciudad.

Experiencias que hayan trascendido el proyecto…

En una de las últimas peñas que hicimos, dedicada a la arquitectura, quedaron colaboraciones con otros espacios dedicados al audiovisual, y entonces los investigadores van a estar también utilizando estas herramientas para socializar sus resultados científicos.

Esto es algo que nos llena de regocijo porque estamos aportando un granito de arena a que cada vez se conozca, se divulgue y por supuesto se proteja mucho más el patrimonio de la ciudad, y crear estas alianzas en un espacio tan rico como el de la Casa Dranguet, que acoge la peña, es también objetivo del proyecto.

Obstáculos en esta carrera de un año.  

El primer reto fue insertar en la radio un programa, hecho desde el periodismo, y dedicado íntegramente a la promoción del patrimonio.

Empezamos con 10 minutos y luego de 10 meses de trabajo, el espacio se ganó un espacio ya de media hora, con mucho trabajo, mucho esfuerzo, y sobre todo colándose en las audiencias.

Ha sido un trabajo muy intenso porque que desde los medios se comprenda la importancia del periodismo en la promoción y divulgación del patrimonio, justo para conocer, reconocer y salvaguardar, no siempre es fácil.

Además, siempre digo que periodísticamente hablando Santiago de Cuba es una plaza fuerte, y como que enfocar el patrimonio es verdaderamente complicado, e insertarlo en espacios noticiosos, mucho más.

Celebración primer aniversario de la peña Escalinata. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra.

¿Por qué?

Porque no es prioridad. Y en eso ha insistido también el proyecto «Escalinata», en comenzar a mostrar primero la necesidad, y después que el tema sí puede ser noticia.

Muchas veces pasa porque se desconoce qué es lo que tiene valor como patrimonio. Por eso, en el programa de radio, hemos diseñado una especie de cápsulas promocionales que le hemos llamado «Comunicar para Conservar» donde radiamos los conceptos fundamentales relacionados con el Patrimonio. Hacemos comprensible para la audiencia esas definiciones.

Por eso, desde la comunicación, queremos llegar a la educación.

Anuncios