En la santiaguera Casa Dranguet se inauguró este viernes la muestra “Ocaña, Maestro de la fotografía santiaguera”, un título que para nada resulta pretencioso cuando el visitante se adentra en una pequeña muestra del quehacer artístico y periodístico de un profesional al cual casi ninguna arista de la realidad pareció escapar de su lente.

En 17 reproducciones, de 12×18 pulgadas, se descubre imágenes de la sociedad santiaguera antes de 1959, un recorrido que obliga a detenerse en algunas de las instantáneas y mirar dos veces: a veces por la ternura, otras por la temática que refleja, quizás por los sentimientos que transmiten los sujetos fotografiados, otras porque producen una entraña empatía.

Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra

Le temática social, en su más amplia visión –como buen fotorreportero que fue– ocupa esta exposición. Hay instantáneas de los niños pobres, retratos de militares y maestros masones, también de un niño pequeño, militares en escenarios rurales de Cuba, llama la atención el de un hombre esperando ser juzgado, además el de un cadáver que a los pies de la virgen espera el último adiós, obras sin títulos que no dificulta para nada la compresión de las capturas.

No es esta una exposición que sobresalga por angulaciones novedosas, locaciones rebuscadas ni un discurso que estéticamente asombre, sin embargo, sí es un excelente panorama que capta el clima de la región oriental antes de 1959, una surte de crónica visual con un fuerte carácter documental y de crítica social, digna de un excelente fotorreportero amante de su profesión, de un verdadero Maestro que hallaba el arte y la actualidad en sus instantáneas.

Héctor Alejandro Ocaña Caballero. Foto Edgar Brielo Maranillo Sierra

Héctor Alejandro Ocaña Caballero decidió hacer de la promoción de la obra de su abuelo su ejercicio de terminación de estudios en la especialidad de Historia del Arte, en la Universidad de Oriente. Su estrategia ha incluido, además, un sitio web, conferencias, proyección de audiovisuales y esta exposición que bien hizo en llamar “Ocaña, Maestro de la fotografía santiaguera”.

El sitio web que pretende hacer este joven investigador tendrá el valor de enriquecer y difundir el patrimonio fotográfico de Ocaña, en especial el registro en imágenes que hizo de la sociedad oriental de Cuba en los años previos a enero de 1959.

La muestra estará abierta al público en la Casa Dranguet durante el mes de junio, como una forma de promocionar los valores de la obra de Ernesto Ocaña Odio, al servicio de la fotografía, del periodismo y del arte.

Anuncios