El Parque Loma San Juan-Árbol de la Paz, ubicado al este de esta ciudad, representa el único sitio que se conozca donde el visitante parece palpitar en medio de la Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana, que a finales del siglo XIX puso fin al imperio colonial español, y vio surgir a la potencia imperialista de Estados Unidos.

El lugar es testigo excepcional del desenlace de aquella contienda bélica, como refleja una tarja fijada en un fortín preponderante: “En esta colina las tropas norteamericanas dirigidas por el General William R. Shafter, y los cubanos comandados por el Mayor General Calixto García Íñiguez, dieron la última batalla contra el ejército que mantenía en Cuba la soberanía de España”.

El hecho enmarcado entre el 12 de mayo y el 24 de agosto de 1898, al decir del arquitecto Omar López Rodríguez, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad, unido indisolublemente a la firma de la capitulación de Santiago de Cuba bajo la sombra de una ceiba cercana (16 de julio 1898), concede especial notoriedad al lugar.

El sitio exhibe numerosos exponentes y locaciones, que expuestos desde 1929 hace más auténtica la trascendencia del singular escenario en los combates terrestres de la conflagración, cuyo episodio naval tuvo lugar al oeste de la bahía santiaguera.

En el amplio espacio a cielo abierto, sobresalen los monumentos dedicados en señal de respeto y admiración a la gloria del mambí victorioso, al americano participante en la lucha por la independencia de Cuba, y al soldado español que supo morir en cumplimiento del deber.

Además, se cuenta con fortines, casamatas, piezas y municiones de artillería, trincheras abiertas en el fragor del combate, senderos y tarjas relacionados con lo sucedido y sus protagonistas. Otros elementos que fueron incorporados más adelante al cumplirse los cien años del histórico episodio, aportan rigor a los hechos.

Todo ello, según confesara recientemente en torno al filme Cuba libre su director, Jorge Luis Sánchez, le revelaron en pleno proceso creativo la simiente de la película que soñaba realizar, le aportaron la energía necesaria para seguir creyendo en ese proyecto basado en aquel periodo tan convulso y necesitado de conocerse en su génesis real.

En el caso del Árbol de la Paz, tras morir precisamente en el año del centenario (1998) la añeja ceiba, fue colocada otra que ya alcanza los 15 metros de altura, y como su predecesora está flanqueada por ocho enormes libros de bronce abiertos, cañones de la época y un exuberante arbolado como el que debió predominar entonces.

Entre los libros, uno relaciona la jefatura de las tropas del Ejército Libertador participantes, dos recogen los nombres y apellidos de los mambises caídos en los cruentos combates, y en los restantes cinco aparecen los integrantes de las fuerzas americanas y sus bajas en las acciones.

En un ángulo destacado, un monumento refleja la efigie de Calixto García y el texto de la carta que enviara el 17 de julio de aquel año al General Shafter, en protesta de la decisión de impedir la entrada a Santiago de Cuba de los dignos mambises, por el absurdo rumor de provocar posibles acto de represalia contra los españoles.

“… no somos un pueblo salvaje —se puede leer—, que desconoce los principios de la guerra civilizada, formamos un ejército pobre y harapiento, tan pobre y harapiento como lo fue el ejército de vuestros antepasados en la guerra noble de independencia de los Estados Unidos de América, pero en semejanza de los héroes de Saratoga y Yorktown respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía”.

PRESERVAR LA HISTORIA

“Tan significativo ámbito —explica Omar López—, fue integrado en ocasión del aniversario 500 de la otrora villa santiaguera, junto al Parque de Diversiones 26 de Julio y el Parque Zoológico, al flamante Parque de los Sueños, un ambicioso proyecto histórico-cultural, de recreación y esparcimiento para niños y adultos.

“Para la celebración —añade—, se acometieron en esos citados espacios numerosas acciones constructivas, y una vez concluidos los impostergables trabajos en instituciones patrimoniales del centro de la ciudad, intensificamos un abarcador programa de reanimación y mantenimiento de Loma San Juan y el Árbol de la Paz”.

Esta primera etapa comprendió acciones integrales de conservación y restauración del patrimonio existente, en los sistemas eléctricos, de información al visitante y de protección, así como en las áreas verdes, el arbolado y los viales, que agregan en conjunto un alto valor paisajístico.

Lideradas por la Empresa de Restauración y Conservación de la Oficina del Conservador de la Ciudad con restauradores y operarios integrales, a las labores se sumaron fuerzas de servicios comunales, la empresa eléctrica, del turismo y el parque zoológico, las cuales proseguirán este año otros trabajos de mayor alcance.

“No debe soslayarse —precisa el Conservador de la Ciudad—, que este parque, cuya información histórica se brinda en inglés y español, siempre ha sido muy visitado por cubanos y extranjeros deseosos de apreciar bien la historia, de adentrarse aquí en esa página abordada en las universidades de Estados Unidos.

“Además, estamos en presencia de algo que clasifica como una de las guerras más fotografiadas del mundo, pues los Estados Unidos trajeron 80 corresponsales, y posteriormente surgieron algunos monumentos relacionados con la contienda en Santiago de Cuba, como lo es sin dudas este parque y su entorno.

“De hecho todos saben que Teodoro Roosevelt, quien tres años después sería presidente de esa nación (1901-1909), alcanzó gloria y fama en esta elevación y en Loma del Caldero”.

Sin duda, esa trascendencia en una guerra de repercusión internacional (que puso fin al colonialismo de viejo tipo español y dio inicio al imperialismo norteamericano) asociada a la belleza natural de un paraje que forma parte del pulmón verde de la ciudad, convertirá a Loma San Juan-Árbol de la Paz  en el parque que todo el mundo querrá conocer.

Texto original escrito por Eduardo Palomares y publicado en el Portal de la Oficina del Conservador de la Ciudad. El artículo fue versionado por la redacción de este blog oficial. La publicación original puede leerla AQUÍ.

Anuncios