Por primera vez la Casa Dranguet se sumó al evento cultural de mayor masividad en Cuba, a la Feria del Libro, justo en el cierre del capítulo santiaguero, con un debut que devino actividad infantil donde reinó la alegría de los más pequeños.

La jornada en el Café Dranguet se llenó de niños que recitaron poemas y condujeron la actividad, además se realizó la presentación de varios libros, con el apoyo de la Editorial oriente, única institución de su tipo con alcance nacional creada fuera de la capital cubana.

El cierre de lujo estuvo a cargo del payaso Chocolatín quien, literalmente, hizo que los niños jugaran, rieran y disfrutaran de la mañana de este domingo.

Fotos Edgar Brielo Maranillo Sierra.

Anuncios