Con un espectáculo en la emblemática Plaza de Marte comenzó en Santiago las actividades del capítulo final de la XXVI Feria Cubana del Libro, iniciada en febrero último en La Habana y extendida por el país.

RECOMENDAMOS

La poeta Teresa Melo, galardonada con el Premio Nicolás Guillén, tuvo a su cargo las palabras inaugurales que dieron paso a presentaciones musicales y danzarias como preámbulo de las jornadas literarias que transcurrirán hasta el próximo domingo.

Hoy, tras el homenaje de los organizadores y participantes a Fidel Castro ante el monolito que guarda sus cenizas en el cementerio de Santa Ifigenia, la periodista Katiuska Blanco ofrecerá una conferencia acerca del legado humanista del líder de la Revolución cubana, fallecido en noviembre último.

En el Centro de Convenciones Heredia, sede habitual de la fiesta, serán dados a conocer textos que revelan facetas de la vida y la obra del estadista y revolucionario, cuya huella prevalece en el mayor evento cultural en Cuba, surgido bajo su inspiración.

La Universidad de Oriente y el Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales, cercanos a sus cumpleaños 70 y 20, respectivamente, serán reconocidos durante esta edición, que será igualmente ámbito para el ingreso oficial a la Academia de Historia de Cuba de la investigadora Damaris Torres.

Dos galardonados intelectuales santiagueros: Reynaldo García, quien obtuvo recientemente el premio Casa de Las Américas, y el poeta y editor León Estrada, recibirán el homenaje de la Feria, mientras que a Mirna Figueredo y Reynaldo Cedeño se les entregará la distinción José Soler Puig.

Anuncios