El Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero de esta ciudad, enriquece su colección tras recibir una compilación de libros, documentos, fotos y maquinarias referidas al tema café, chocolate, influencia francesa y presencia esclava.

Alfredo Sánchez Falcón, especialista de la citada institución, asegura que tras la donación del experto francés Alfred Conesa, ese espacio sociocultural adquiere la condición de referencia nacional.

La colección completa el discurso interpretativo del centro al mostrar, ahora además de todo el recorrido mundial del grano, aristas del procesamiento industrial del cerezo.

Diversas instituciones de la ciudad contribuyen con sus fondos bibliográficos digitales y documentales. Entre ellas el Archivo Histórico Provincial, el Fondo de Juzgado de Primera Instancia, los fondos del gobierno municipal y provincial, respectivamente, así como la Cámara de Comercio, entre otros.

Materias como cafetales y testamentos, inmigración, importaciones y exportaciones, venta de esclavos, anotaciones e hipotecas, audiencia y colonia, son posibles encontrarlas en sus fondos.

Una colección importantísima es la referida a las condiciones de las haciendas cafetaleras existentes en Santiago de Cuba durante el siglo XIX, en la cual existe valiosa información de las fincas rústicas y urbanas.

Sánchez Falcón acotó además, que cuentan con investigaciones extraídas de libros de industria y comercio, existentes en los archivos del gobierno municipal. “Ahí encontramos la cafeterías que existían en la ciudad desde finales del siglo XIX y hasta el siglo XX”.

El Centro de Interpretación y Divulgación del patrimonio cultural cafetalero, conocido como la Casa Dranguet, único de su tipo en el país, está ubicado en el centro histórico urbano de la urbe Santiago de Cuba.

Escrito por Kenia Tabares Robles y publicado en TV Santiago

Anuncios