Un merecido y sencillo tributo a la genialidad, al talento y, sobre todo, a la herencia musical de Miguel Matamoros, devino la primera y única exposición que se ha hecho en Cuba con discos originales de vinilo del artista santiaguero –hoy un símbolo e inspiración universal–, y que tuvo como escenario la Casa Dranguet.

“Matamoros en vinilo” destaca la obra de uno de los músicos más importantes del país y cuyo legado sobrevive hoy mimetizado en cualquier artista que tenga en su repertorio los temas emblemáticos de la trova tradicional.

“Matamoros en Vinilo” es una visión cercana al legado de este singular músico. Foto Edgar Brielo Maranillo.

La exposición recoge algunas de las placas más importante de la carrera de Matamoros, junto al legendario Trío que conformó con Siro Rodríguez y Rafael Cueto, y también de otros formatos musicales fundados por él; resalta, además, aspectos humanos y anécdotas que marcaron sus carreras.

Aunque Matamoros tuvo un talento especial para interpretar la música, también una visión comercial para promocionarla –llegando a ser pionero en la introducción de los géneros latinos en el mercado norteamericano–, la muestra enfatiza en sus increíbles dotes de compositor, pues casi cualquier arista de la cultura popular le inspiraba las más hermosas notas y picarescos textos.

Todo el mes de marzo estará abierta la expo. Foto Edgar Brielo Maranillo.

Otros de los valores de la exposición es la evolución de los diseños de las portadas, que acompañaron la discografía de Matamoros, ya que cada una de ellas se corresponden con un determinado instante del desarrollo socioeconómico de Cuba. Los diferentes estilos develan la sobriedad de las primeras placas, con la disquera norteamericana Victor, otros fonogramas ya editados en Cuba, con un gusto más criollo, y las complicaciones hechas con la Revolución.

Muy interesante y huella indiscutible de la vigencia de la obra del legendario artista santiaguero, son los discos con temas de versiones de su obra y que también se incluyen en la expo. Están, por ejemplo, la impronta de Omara Portuondo, Celeste Mendoza y Pedro Vargas, Orquesta Aragón, grupo Los Llamas y Senén Suárez, por mencionar algunos.

Rubén Lester. Casa Dranguet. Foto Edgar Brielo Maranillo.

Durante la inauguración de la exposición “Matamoros en Vinilo”, el trovador santiaguero Rubén Lester interpretó los temas “Olvido” y “Tu verás”, un detalle muy simbólico pues fueron la primera y última canciones que del afamado artista salieron en discos.

Como preámbulo de la muestra, la peña La Celosía, que de manera habitual se realiza en la Casa Dranguet, tuvo por tema precisamente la trova, muy a tono, además, con la realización del Festival “Pepe Sánchez”. Entre los invitados estuvieron Carlos Javier Álvarez, del Dúo Estocada, y Omar López Rodríguez, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Omar López, Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba, habló de la evolución del disco de vinilo en Cuba. Foto Edgar Brielo Maranillo.

Este último, dijo que “con esta muestra que resalta la figura de Matamoros estamos intentado que las personas vean el vinilo como parte del patrimonio musical cubano. Ya en el mundo el vinilo tiene un redescubrimiento. La música analógica tiene también su encanto. Invito a que las personas desempolven los discos de vinilo y se inserten dentro del coleccionismo”.

Inspirado en la expo, el artista Ariel Lardoyet Perera envió esta décima.

Abre hoy su exposición
Matamoros, en vinilo,
con el santiaguero estilo
de nuestra cuna del son.
La imagen y la audición
contribuyen al halago
con que aromático trago
hoy quiere rendirle honores
a esos viejos trovadores
que enaltecen a Santiago.

Anuncios