Cruceristas y viajeros procedentes de Estados Unidos dieron un aporte decisivo al nuevo récord de Cuba de recibir el primer millón de turistas de 2017 siete días antes que en 2016.

Más de 560 000 visitantes internacionales pisaron suelo cubano entre el primero de febrero y el 4 de marzo, cuando el Ministerio de Turismo confirmó la nueva marca de entrada de excursionistas foráneos al país.

La cifra, en términos redondos, se desprende del análisis comparativo con los números de enero de este año, cuando de manera oficial se reportó la llegada de 440 600 visitantes, lo que de hecho representó un formidable crecimiento de 16,7 por ciento respecto a igual mes de 2016.

En la práctica, el país mantuvo en febrero el mismo ritmo de incremento de entre 15 y 17 por ciento en el monto de las llegadas internacionales.

Consultado sobre el sorprendente resultado de las primeras nueve semanas de 2017, el profesor e investigador de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, José Luis Perelló nos señaló como uno de los factores determinantes el creciente arribo este año de cruceros procedentes de Estados Unidos, que se sumaron a otros que ya venían incursionando desde Europa.

Las tres mayores compañías de cruceros estadounidenses recibieron permisos del gobierno cubano para atracar en sus puertos durante la presente temporada, que se extiende del 1 de diciembre hasta el 31 de julio.

Carnival Corporation fue la primera en comenzar sus viajes a La Habana con el Adonia, operado por su marca Fathom. Las otras dos restantes: Norwegian Cruise Line Holdings Limited and Royal Caribbean Cruises Limited se dejarán ver con mayor frecuencia a partir del presente mes de marzo.

El puerto de La Habana, que cuenta actualmente con una terminal y dos muelles para cruceros internacionales, espera hasta el final de la presente temporada 27 navíos y 370 000 visitantes por esa vía. Algunos de esos buques también están atracando en Cienfuegos y Santiago de Cuba.

Cada semana, cientos de curiosos de visita en la capital cubana se detienen a lo largo del paseo marítimo que corre a lo largo de la entrada de la bahía habanera para disfrutar también del atractivo espectáculo de entrada y fondeo de los buques Armonía y Opera de la Compañía MSC.

Las tres marcas de la empresa: Norwegian Cruise Lines, Oceania Cruises y Regent Seven comenzarán a viajar a partir de marzo de 2017 desde el Puerto de Miami. Mientras que dos de las marcas de Royal Caribbean: Royal Caribbean Internacional y Azamara Club Cruises viajarán a la isla en un futuro cercano.

Royal Caribbean International enviará el Empress of the Seas a La Habana a partir de abril, como parte de sus viajes al Caribe.

Por otra parte, directivos de Pearl Seas Cruises, anunciaron para esta temporada el programa “Cuba Cultural Voyage” en su buque Pearl Mist, una embarcación de lujo y de última generación en tecnología marítima; autosuficiente en combustible, agua y energía, con capacidad para 210 pasajeros.

La apertura de los puertos cubanos al crucerismo internacional –a pesar de sus limitaciones de atraque y calado- constituye una de las cartas de triunfo de las autoridades turísticas cubanas para alcanzar este año la meta de los 4,2 millones de visitantes.

En su reciente informe sobre el arribo del primer millón con siete días de ventaja sobre 206, el Ministerio de Turismo reafirmó que América del Norte sigue en primer lugar como emisor de turistas a la mayor de las Antillas.

Según trascendidos de fuentes confiables, Canadá sigue al frente en la lista, a pesar de una continuada baja respecto a 2016 debido a un aumento de precio de las excursiones fijado en dólares de estadounidenses.

Sin embargo, significativamente, las cifras de febrero revelan que el número de viajeros cubanos residentes en Estados Unidos fue desplazado del segundo lugar por los estadounidenses, lo que revela un consistente deseo por conocer a Cuba, único país al que tienen prohibido por su Gobierno visitar la Isla como simples turistas.

En enero de 2017 viajaron a Cuba a 43 200 ciudadanos de Estados Unidos, cifra superior en 125 por ciento respecto a igual mes de 2016.

Se estima que esta tendencia prosiguió en las siguientes semanas, a pesar de que el 3 de febrero el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, anunció en un contacto con medios norteamericanos que la administración Trump estaba “en medio de una revisión total de las políticas hacia Cuba”.

El anuncio generó incertezas en el mercado emisor de viajeros a Cuba, provocando llamadas a la empresa Squaremouth, que analiza las ofertas de 21 provedores de polizas de seguros, según publicó Travel Pulse.

Según voceros de esa entidad, la gente llamaba para preguntar qué pasaría si ellos reservan un viaje y un cambio de política del gobierno los fuerza a modificar o alterar sus planes.

El modelo standard de seguro de viaje no cubre la cancelación debido a un cambio de política del gobierno, explicó Carolyn Leckie, especialista de Squaremouth.

Aunque cuesta mucho más que los seguros de viaje ordinarios, lo que recomienda Squaremouth es comprar un seguro que cubra la cancelación por cualquier motivo.

Atentos a cualquier señal, observadores siguieron con interés la visita de la delegación del Congreso que visitó La Habana a finales de febrero, presidida por el senador demócrata Patrick Leahy y el representante republicano por Mississippi Thad Cochran.

La comitiva, conformada también por los senadores oficialistas Thomas Udall, de Nuevo México, y Michael Bennett, de Colorado, y los representantes demócratas James McGovern y Seth Moulton, ambos de Massachusetts, se entrevistó con el presidente Raúl Castro y luego ofreció una conferencia de prensa sobre los resultados de su visita.

Al respecto se subrayó que, a diferencia de otras delegaciones, los congresistas convocaron la reunión, en la que abogaron por una continuidad de la política de normalización de relaciones con Cuba, en una sala de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, presidida por una foto del presidente Donald Trump.

Escrito por Leonel Nodal y publicado en Excencias News Cuba

Anuncios