Frank Padrón, importante crítico de arte, ensayista e investigador cubano, resaltó hoy los aportes de Santiago Álvarez en la documentalística latinoamericana, al considerar que este artista legó, en los años 60 del pasado siglo, una sintaxis diferente que combinaba elementos no tradicionales de ese género. s

Según este especialista en el estudio de la cinematografía latinoamericana, Álvarez innovó los materiales de no ficción con “el uso de la música, de la animación, la foto fija como un recurso con mucha fuerza expresiva, y en este sentido aportó no solo a la documentalística sino en términos generales al cine cubano. Hoy vemos que muchas de sus técnicas, recursos y aportes siguen motivando a los realizadores del continente”.

El popular conductor del programa televisivo cubano “De nuestra América” aseveró que, sin ser amigo personal de Santiago Álvarez, siempre sintió admiración por el quehacer audiovisual de este realizador, en especial al escribir e investigar sobre su cine y los Noticieros ICAIC, un legado que hoy se mantiene, según su apreciación, en la esencia del Festival Internacional de Documentales, que mantiene Lázara Herrera.

Del encuentro cinematográfico, Padrón opinó que es “esencial para el conocimiento, la divulgación, la promoción del documental a nivel internacional, es una cita con el documental de Cuba, de América y más allá; y por otra parte, podemos afianzar un espacio de resistencia contracultural porque las agencias en el mundo entero están divulgando otras realidades que no son de izquierda, sino que están constantemente bombardeando noticias e informaciones que distorsionan la realidad de nuestros pueblos y entonces, y este evento es una trinchera para que ese tipo de documental progresista y de corte de izquierda que defiende la perspectiva de los pueblos de la región, puedan desarrollarse y tener un punto de encuentro”.

A pocas jornadas de cerrar sus cortinas y premiar las mejores obras en competencia, este 11 de marzo, el XV Festival Internacional de Documentales ratifica sus objetivos fundamentales de resaltar la figura de Santiago Álvarez, sus aportes al género y a la cinematografía nacional e internacional, erigirse como punto de intercambio y discusión de las vertientes más actuales en la realización audiovisual.

En la Casa Dranguet, espacio citadino que acoge los debates teóricos, confluyen las miradas de realizadores noveles y de más experiencia, con las acertadas apreciaciones de importantes catedráticos de diferentes países, para abogar por la permanencia y mayor difusión del género documental, de tanta valía para mostrar los argumentos de las minorías que frecuentemente son silenciadas por los grandes monopolios de la información.

Anuncios