Consagrado a la memoria del insigne cineasta cubano Santiago Álvarez, comenzó hoy en Santiago de Cuba el XV Festival Internacional de Documentales, con la participación de más de 20 países y 39 obras en competencia.

En esta primera jornada se inició, en el Centro Cultural Cinematográfico Cuba, el concurso de ese género cinematográfico, con las piezas De vida y de muerte (testimonios de la Operación Cóndor), del director Pedro Chasquel, de Chile, y El paraíso de la mafia, de Hans Peter Weymar y Bernhard Pfleschinger, de Alemania.

Igualmente serán exhibidos en la competencia La última escena, del chileno Mijael Bustos; La Agenda Setting, de la española Helena Bengoetxea; Homo académicus, de la mexicana Larissa Rojas, y Birrilata, una vuelta en tren, de la argentina Lorena Yenni.

La muestra de Perú, como país invitado, abrirá en esa sala con Sigo siendo (Hachka Niragmi), del realizador Javier Corcuera.

Hasta el próximo día 11 tendrán lugar exhibiciones de documentales en diversos espacios de la urbe y en la Casa Dranguet se desarrollará el evento teórico, con disertaciones acerca de la ciberguerra, lo viejo y lo nuevo en esa realización audiovisual contemporánea y trilogías de los sesenta.

Particular dimensión tendrá en la cita el homenaje de los participantes a Fidel Castro ante el monolito que guarda sus cenizas en el cementerio de Santa Ifigenia, muy cerca del mausoleo al Héroe Nacional José Martí, y la proyección de piezas vinculadas a él como Mi hermano Fidel, de Santiago Álvarez.

Durante el Festival serán reconocidos Miriam Talavera, Iván Nápoles, Daniel Diez y Gerónimo Labrada, cercanos colaboradores del documentalista, así como la Casa del Caribe por sus 35 años de fructífera impronta cultural.

Tres jurados evaluarán los documentales, los proyectos y los correspondientes a la cátedra de periodismo Santiago Álvarez, todos integrados por prestigiosas personalidades cubanas y extranjeras.

Escrito por Martha Cabrales y publicado en Prensa Latina

Anuncios