Acciones de revitalización reciben ámbitos del poblado de El Cobre, paisaje cultural asociativo vinculado a la religión, la esclavitud y la minería, informó hoy Omar López, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC).

Se refirió el Premio Nacional de Arquitectura a los trabajos para dotar de una sede a la Steel Band, original agrupación de la localidad, y a los que tienen lugar en la Plaza central del asentamiento, situado a unos 22 kilómetros de esta urbe.

Aludió López a los beneficios que recibirán la vía de acceso al Monumento al Cimarrón, conjunto escultórico de Alberto Lescay enclavado en las alturas del cerro del Cardenillo y parte de la Ruta del Esclavo, de la Unesco, y el lago azul, estanque residual de las labores mineras en el lugar.

Con esas faenas y otras que se acometen serán favorecidas las potencialidades turísticas de uno de los parajes más visitados en Cuba, tanto de viajeros nacionales como extranjeros, atraídos fundamentalmente por el Santuario de la Virgen de la Caridad, Patrona de los cubanos.

En El Cobre funcionó desde el siglo XVI el principal yacimiento de ese mineral en la Isla hasta su cierre en el 2001, además de ser el punto por donde arribaron las primeras oleadas de esclavos en 1519 y donde se produjeron también sus primeras sublevaciones.

Declarado Monumento Nacional, sus atributos pudieran ser evaluados para su inclusión en la lista del Patrimonio Mundial, una aspiración de autoridades de la OCC y del municipio, así como de sus habitantes.

La celebración de los 400 años del hallazgo de la Virgen de la Caridad en la Bahía de Nipe y las visitas de los Papas Benedicto XVI y Francisco han realzado la notoriedad del poblado, cuya ubicación entre las montañas de la Sierra Maestra le confiere también una especial belleza natural.

Anuncios