Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe –institución líder en la investigación y divulgación de las culturas originarias de los pueblos del área–, abogó por una mayor comprensión del movimiento Rastafari en Cuba y otras naciones, pues forma parte del acervo y la historia de la humanidad.

El destacado investigador condujo la introducción del texto “Rasta y resistencia: de Marcus Garvey a Walter Rodney”, de la autoría de Horace Campbell, presentado en la Casa Dranguet con motivo del aniversario 72 del nacimiento de Bob Marley, ícono de la cultura y la música jamaicana, devenido paradigma del movimiento Rastafari.

Del volumen, Orlando Vergés dijo ser alivio a la carencia que existe en Cuba de libros en español relacionados con la cultura Rastafari, y más de este tipo que calificó como “muy valioso” pues no es una lectura especializada, todo lo contrario, “es un análisis de fácil compresión de un tema bien complejo”.

Foto Alfredo Rodríguez
Foto Alfredo Rodríguez

Según el experto, otro valor del texto, publicado por primera vez 1985, está en la vigencia de sus contenidos, “es un profundo análisis de la cultura Rastafari en Jamaica, cada uno de sus ochos capítulos supera las expectativas, por eso, para Cuba, por ejemplo, es de gran valía para la comunidad Rastafari, en especial porque es muy esclarecedor en cuanto a la historia del movimiento, los términos, conceptos, que pueden, por diversas causas, se han desdibujados”.

“Considero que en Cuba la cultura Rastafari ha dado pasos para ser comprendida mejor, este texto, que se vende en la Feria del Libro de este año, sin dudas será un paso significativo”, aseguró Orlando Vergés y añadió que “Rasta y resistencia: de Marcus Garvey a Walter Rodney”, sirve, además, para consultar una bibliografía confiable sobre el tema de la racialidad en el Caribe”.

Luego de la presentación, los micrófonos se abrieron para los portadores de la cultura Rastafari en Santiago de Cuba, quienes recordaron que ese movimiento se resume en pocas palabras: paz y amor, entre otras, por eso, –aseguraron–, en el país hay rastafaris, no de imagen, sino de corazón.

La Doctora en Ciencias Yaumara López, coordinadora por la parte cubana del proyecto Los Caminos del Café –que financian la Unión Europea, la fundación Malongo y la Oficina del Conservador de la Ciudad–, aseguró que la Casa Dranguet está abierta a todas las expresiones culturales relacionadas con el ser caribeño, incluyendo el movimiento Rastafari, y dijo sentirse confiada de que poco a poco, en Santiago de Cuba “se está creando la tradición de celebrar cada seis de febrero el aniversario del nacimiento de Bob Marley, que, sin lugar a dudas, forma parte del Caribe, y de Santiago, pues esta urbe, es la Capital del Caribe”.

Anuncios