El empleo efectivo de injertos de variedades de café arábigas sobre robustas, en el macizo Guamuhaya, es uno de los logros científicos de los profesionales que laboran en la Estación Experimental Agroforestal (EEA) de Rincón Naranjo, en Villa Clara, provincia de la zona central de Cuba.

José Angel Lacerra, investigador de la institución, comentó a la ACN que luego de una década de creadas las nuevas semillas los plantíos alcanzan rendimientos de 100 quintales por caballería, proporción que supera los reportes de otros tiempos.

Esta tecnología, utilizada en diversas naciones del mundo, permite obtener plantas más fuertes y resistentes a las plagas, enfermedades y sequía, explicó.

Sus cualidades les permiten crecer en diferentes suelos, incluso los  infestados por nemátodos, parásitos nocivos para los sembrados, refirió.

Para lograr las nuevas simientes se introduce un segmento de una plántula arábiga  en el tallo de una robusta, de esa manera garantizan  la continuidad de flujos de savia bruta y elaborada, dijo el estudioso.

Los planes inmediatos contemplan la siembra de 110 hectáreas con estas plántulas en las zonas altas de la serranía villaclareña, añadió.

Agregó Lacerra que la experiencia se extendió a las provincias de Sancti Spiritus y Cienfuegos.

Ciro Sánchez Esmoris, director de la EEA, de Villa Clara, explicó a la ACN que los investigadores también laboran en la producción de semillas de probado valor genético.

Hasta la fecha ya se muestran 20 variedades diseñadas acorde con las cualidades de los macizos de la Isla y las necesidades de la producción, añadió.

Esta labor es prioridad en el perspectivo desarrollo cafetalero del país y recordó que hace un lustro el empleo de esas simientes no rebasaba el dos por ciento del total.

Reconoció que fueron muchos los factores que incidieron en esa realidad, entre ellos el deterioro de la infraestructura de los depósitos de germoplasma, las obsoletas conservaciones y la erosión de recursos fitogenéticos junto a la poca motivación o capacitación de los diferentes entes que intervienen en la producción cafetalera.

En la segunda década de este siglo comenzó la estrategia de rescate y fomento del cultivo del café en Cuba  por lo que se iniciaron nuevas maneras de producción de las semillas, entre ellas las vías agámica,  esquejes y vitroplantas, aseveró.

Puntualizó que ante la necesidad de sostener la producción cafetalera sobre bases científicas se activaron en el país seis centros entre empresariales e investigativos en las provincias de Santiago de Cuba, Villa Clara y Sancti Spíritus.

Afirmó que ya se muestran los resultados, pues aún sin concluir la recolección, en este territorio, las cantidades acopiadas superan el plan inicial y más del 90 % alcanzó categoría exportable.

Escrito por la Agencia Cubana de Noticias y publicado en Radio Cadena Agramonte

Anuncios