No hay como una buena taza de café para empezar el día con ánimo y energía, y todo gracias a la cafeína.

Y es que como se sabe, esta sustancia amarga —que también se encuentra en el té, el chocolate, la nuez de cola, ciertas bebidas gaseosas y medicinas— tiene efectos positivos en el organismo (como la estimulación del sistema nervioso central), así como negativos (como la ansiedad y la aceleración de las palpitaciones del corazón) dependiendo del metabolismo y el estado de salud de cada individuo.
Los beneficios

“Existe evidencia de que el consumo moderado de cafeína puede tener efectos positivos para la salud femenina”, resalta la Dra. Vanessa Ghaderi, jefa del departamento de endocrinología en el centro médico de Kaiser Permanente en Harbor City (California).

Entre estos beneficios, la doctora describe los siguientes:

  • Ayuda en el alivio del dolor de cabeza y los episodios de ataque de asma.
  • Tiene un impacto beneficioso en la memoria a corto y largo plazo. “Los estudios han demostrado que la cafeína puede ayudar a proteger contra el deterioro cognitivo y el Alzheimer”, detalla la galena. “Y diciendo esto, vale la pena recordar que dormir lo suficiente también es importante para prevenir el deterioro cognitivo, así que si el consumo de cafeína interfiere con nuestra capacidad para conciliar el sueño, debemos no consumirla”.
  • La cafeína proveniente del consumo de café, se ha relacionado con tasas más bajas de la enfermedad de Parkinson.
  • Igualmente se ha relacionado el consumo de café con la prevención de ciertos cánceres. “Las investigaciones han mostrado que los bebedores de café con cafeína disfrutan de un menor riesgo de cáncer oral, tales como cáncer de boca y garganta superior”, apunta la Dra. Ghaderi. “Mientras que en quienes consumen café descafeinado los efectos son más débiles”.
  • El café reduce el riesgo de ictus (enfermedad cerebral de origen vascular) en las mujeres mayores. “Un estudio realizado en Estados Unidos en 2009 y otro en Suecia en 2011 encontraron que las mujeres mayores que beben más de una taza de café regular al día tienen un riesgo del 20 al 25% menor de accidente cerebrovascular”, especifica la endocrinología. “Y un estudio sueco de 2008 encontró un resultado similar en hombres mayores”.
  • El consumo de cafeína se asocia con un menor riesgo de diabetes, sin embargo, no se ha establecido una relación causal para ello.

Las desventajas

Pero a pesar de estos maravillosos beneficios, la cafeína tiene a su vez efectos negativos en el organismo femenino.

En las mujeres en edad de procrear, por ejemplo, puede exacerbar los síntomas del síndrome premenstrual (PMS), tales como la sensibilidad de los senos y la irritabilidad.

“Durante el embarazo se le recomienda a las mujeres reducir el consumo de cafeína, ya que se ha relacionado con un aumento del ritmo cardíaco”, dice la Dra. Ghaderi. “Igualmente se ha encontrado que puede dificultar durante el embarazo el conciliar el sueño y dormir las horas requeridas para el buen descanso y la buena salud”.

Y como la cafeína puede atravesar la placenta, se ha encontrado que puede afectar el ritmo cardíaco del bebé. “Aunque se necesita más investigaciones, algunos estudios sugieren que el consumo excesivo de cafeína durante el embarazo podría estar asociado con un mayor riesgo de aborto involuntario”, resalta la galena.

En la mujer madura, se ha comprobado que puede exacerbar los síntomas de la menopausia, como los sofocos, el insomnio y la sequedad vaginal.

“También hay evidencia de que el consumo excesivo de café puede contribuir a la reducción de la densidad ósea, aunque con el té no se ha visto el mismo impacto”, denota la galena.

Otro efecto negativo es su interferencia con algunos medicamentos para tratar problemas psiquiátricos y la depresión, así como con ciertos antibióticos y fármacos para la acidez estomacal.

“Las mujeres con hipertensión deben limitar el consumo de cafeína, ya que se ha relacionado con una mayor presión arterial”, alerta la Dra. Ghaderi.

Estas ventajas y desventajas dejan claro que ciertas mujeres son más sensibles a la cafeína que otras.

“Algunas personas pueden beber varias tazas de café y sentirse bien, mientras que otros consiguen nerviosos después de una taza de té”, resalta la especialista. “Por eso, en general, aconsejo a mis pacientes que escuchan lo que les dice su cuerpo. Esto es importante, particularmente cuando están tratando de reducir la cantidad de cafeína que consumen (…) de esta manera lo pueden hacer de forma gradual”.

La porción optima

Ante estas ventajas y desventajas surge entonces la pregunta: ¿Cuál es el nivel aceptable de consumo de cafeína para que no haga daño?

“Hasta un mínimo de 400 miligramos (mg) de cafeína al día parece ser la cantidad segura para la mayoría de adultos sanos”, responde la Dra. Vanessa Ghaderi. “Y en este conteo diario se debe incluir la proveniente de las bebidas energéticas y gaseosas ya que éstas, por lo regular, contienen una cantidad bastante significativa”.

Debido a los efectos negativos que la cafeína tiene en las mujeres embarazadas, el médico puede recomendarles suspender o limitar la cantidad de cafeína en la dieta a menos de 200 miligramos al día (una taza de café regular de ocho onzas contiene entre 95 y 200 miligramos de cafeína).

“También se recomienda a las mujeres que están amamantando limitar el  consumo de cafeína a no más de dos o tres tazas de café al día para evitar que el bebé este irritable o hiperactivo o tenga dificultad para conciliar el sueño”, concluye la galena.

Escrito por Patricia Prieto en La Opinión

Anuncios