Los mejores cafés de Etiopía, Colombia, Indonesia y de Cuba, podrán ser degustados en la Casa Dranguet, sede del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero –en la ciudad de Santiago de Cuba–, como parte de una cata que realizará aquí un experto francés y que compartirá con especialistas de la urbe.

Para Jean Christophe Galland, Catador de Café de la Fundación Malongo, es la posibilidad de “descubrir las calidades y diversidades de cafés que existen en el mundo, podrán constatar los sabores, la acidez, la amargura, el cuerpo, también como describir las calidades de un café y de los aromas”.

El sábado 21 de enero, en la Casa Dranguet, el experto francés compartirá con los presentes, que se incluyen especialistas de diversas áreas como el turismo, los saberes relacionados con la aromática bebida, desde la planta hasta la taza, que incluye el cultivo, el secado, también el proceso de torrefacción, entre otros pasos.

Según Jean Christophe Galland, el sabor del café depende de muchos factores, las características del suelo, de la variedad de la planta, la altura donde se cultive, por eso, por ejemplo, “no hay un café cubano, hay muchos cafés cubanos, y en la Casa Dranguet, de Santiago de Cuba, lo que queremos es ofrecer en un futuro es el mejor café cubano, del mejor terruño, por eso se está trabajando actualmente en cultivos de la zona de la Gran Piedra, donde se obtienen granos con una acidez media, un buen cuerpo y mucho aroma”.

La presencia de Jean Christophe Galland en Cuba responde al proyecto Los Caminos del Café, que financian la Unión Europea, la Fundación Malongo y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba., el cual contribuye al desarrollo socio-económico sostenible, sobre la base del patrimonio cafetalero y la cultura de la provincia santiaguera, con el apoyo de un turismo responsable.

Actualmente, también el experto francés asesora lo que será una recreación de los antiguos cafetales que existieron aquí a finales del siglo XVIII y durante todo el siglo XIX, a la usanza de los cultivos que realizaban los colonos galos junto a sus esclavos.

Como parte de las acciones promovidas por el proyecto, fue posible la restauración de la vivienda del hacendado cafetalero Don Carlos Dranguet, hoy Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero.

Una de las acciones fundamentales del proyecto Los Caminos del Café, esta vez teniendo como escenario la zona rural de Santiago de Cuba, es la creación del Parque Arqueológico Fraternidad, a partir de la rehabilitación integral del cafetal Fraternidad y la conservación de las ruinas de las haciendas cafetaleras Santa Paulina, San Felipe, San Luis de Jacas y San Juan de Escocia; articulando un conjunto de sitios excepcionales en un circuito interpretativo donde patrimonio y naturaleza se integran para brindar una experiencia única al visitante.

Anuncios