Ubicado en el Centro Histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, el Balcón de Velázquez es uno de los miradores más famosos de la urbe pues su privilegiada posición permite observar la bahía, las montañas y muchas de las edificaciones de la antigua villa colonial española.

Sus visuales del sitio uno de los lugares más visitados por turistas nacionales y foráneos quienes llevan a casa algunos recuerdos, entre ellos fotografías con fondo en la rada. Fue construido a modo de revellín entre 1538 y 1550 por órdenes de Fernando de Soto, y sirvió para emplazar allí una batería con el fin de defender la ciudad.

El Balcón de Velázquez, tal vez no debería llamarse así. En más de un libro se afirma que su estructura se ubica donde Diego Velázquez de Cuéllar, El Adelantado, mandó a edificar el primer fortín de la ciudad. Sin embargo, investigaciones posteriores sostienen que aquel bastión o revellín se debe en verdad a Hernando de Soto, gobernador de la naciente villa tiempo después. Hablamos de fechas de construcción casi virginales: 1538-1544.

Anuncios