Un espacio polifuncional en el centro histórico santiaguero rescata y promueve el conocimiento de los anales del café en Cuba y el mundo. El Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero se inserta, además, con meritorios resultados en el ámbito sociocultural de la ciudad.

Como tangible expresión del proyecto de colaboración “Los Caminos del Café”, la Oficina del Conservador de la Ciudad, la Unión Europea y la Fundación Malongo, de Francia, unen sus fuerzas para salvaguardar inmuebles vinculados al proceso de producción, cultivo y desarrollo del grano.

En la vivienda otrora –durante el siglo XIX- propiedad del hacendado caficultor francés Don Carlos Dranguet Thomas, se erige el Centro de Interpretación…, en la intersección de calle Heredia y Corona.

A un año de instituido se erige plaza para exposiciones transitorias y permanentes, eventos científicos, culturales y académicos. Festivales del Caribe, la Trova, el Teatro, las Jornadas Paisaje Cultural Cafetalero: un patrimonio para el futuro, han encontrado allí el espacio propicio.

Según informó Yaumara López Segrera, directora de la institución, públicos nacionales y extranjeros han visitado sus salas.

“Los recorridos por la Casa Dranguet –como popularmente se conoce- tienen muchas personas adeptas por la forma en que están distribuidos los salones y la forma en que se logra el intercambio de conocimiento porque el café es un producto muy cercano a la cotidianidad de las personas a nivel mundial”, acotó López Segrera.

El Café Dranguet, una bebida diseñada para la casa -es otra de las oportunidades que ofrece el centro- señaló la especialista. “Degustarlo en medio de un ambiente netamente cafetalero agrega un goce especial”.

Gallo Negro

“Sacar de la sombra a jóvenes con pocas oportunidades para dar a conocer su trabajo, es otra de las aristas especiales del Centro de Interpretación…” declaró Rubén Lester González, asesor cultural y productor musical del Estudio de Grabación Gallo Negro.

Rescatar la canción de autor y valorizar géneros poco comerciales en nuestros medios, dígase el jazz, el filin, el bolero, hacer una memoria histórica de lo que está pasando con la música y los músicos en el territorio es objetivo.

“Nuestra intención es ayudar a los jóvenes para que logren insertarse en los medios y tengan algo que presentar, expresó Lester González. Le hacemos una pequeña plataforma visual, un dossier y utilizamos las redes sociales para distribuir el producto final”.

Dijo además, que ha sido bueno, porque los músicos han salido complacidos. “Poco a poco vamos perfeccionando el trabajo con los escasos recursos que tenemos. Esto es un estudio diminuto, pero aun así logramos grabar al Orfeón Santiago”, agregó.

Casa Dranguet

Colecciones de cafeteras de los siglos XIX y XX utilizadas en países como Bélgica, Alemania, Bulgaria, Estados Unidos, Francia y Cuba; piezas extraídas durante las investigaciones arqueológicas en lugares del centro histórico santiaguero; muebles de al estilo francés, así como una cronología que inicia con la llegada del café a la región del Caribe, en 1721, y continua hasta el 2000, año en que se declara Paisaje Arqueológico a las Primeras Plantaciones Cafetaleras en el Sudeste de Cuba como Paisaje Arqueológico, figuran entre sus variadas propuestas expositivas.

Este año “hemos tenido una variedad de ofertas al público, de espacios de intercambio, de producción científica, artística y, realmente estamos muy satisfechos de cómo ha transcurrido, valoró Yaumara López Segrera, directora del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero. Y para resumir dijo que Santiago de Cuba y Francia potencian allí historia y progreso a través de un producto de interés cultural, con valores agregados.

Escrito por Kenia Tabares Robles (TV Santiago)

Anuncios