En la intersección de las céntricas calles Heredia y Corona, a pocos metros de la Oficina del Conservador de la Ciudad, se encuentra el Café Dranguet, institución que desde su reciente inauguración acoge a un público cada vez más creciente, no solo para apreciar su interesante exposición sobre la historia del café sino también para disfrutar de un servicio gastronómico que tiene como centro esa tradicional bebida.

El inmueble, que antiguamente perteneció al hacendado francés Carlos Dranguet Thomas, fue rescatado de las ruinas a propósito de los 500 años de la fundación de la otrora villa y como parte del Proyecto Los Caminos del Café, que ha tenido resultados relevantes en la salvaguarda del Patrimonio cafetalero de Santiago de Cuba.

Conversando con Yaumara López, jefa del Departamento de Investigaciones Arqueológicas de la Oficina del Conservador de la Ciudad y al frente del local, explicó que este tiene como objetivos principales divulgar todo el conocimiento relativo a la historia del grano, su cultivo y producción, así como resaltar su presencia en la vida del cubano, y en la cultura material y espiritual de las personas.

La Casa Dranguet constituye la sede oficial del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero, el cual pretende crear un vínculo entre la ciudad oriental y las haciendas cafetaleras que forman parte del Proyecto internacional.

Asimismo, permite que los visitantes puedan compartir un espacio con diferentes usos, intereses, pero sobre todo abierto a muchas expectativas. Pero el lugar no solo ofrece al visitante un acercamiento cultural al café. También abre sus puertas de lunes a sábado de 8:00am y hasta las 9:00pm e invita a disfrutar diversas variantes de la popular bebida en un ambiente donde convergen lo histórico y lo cotidiano.

Tomado de AQUÍ

Anuncios